Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS | Italia

El escándalo de las fotos privadas sacude la campaña de Berlusconi

La fiscalía requisa cientos de imágenes de las fiestas en su casa de Cerdeña

Italia está viviendo la campaña electoral más surrealista del continente. No se habla de Europa ni de la crisis económica. Apenas hay debate político, y las reflexiones sobre la decadencia moral del país atraviesan continentes. Los únicos asuntos en liza son los que atañen a la excesiva personalidad del primer ministro: su amistad con la joven Noemi Letizia, su pasión por las fiestas, los aprietos que le depara el donjuanismo eterno y la perversidad de los jueces que condenan al abogado inglés David Mills por mentir en su nombre justo antes de la cita electoral.

El penúltimo capítulo de este psicodrama a la italiana se vivió ayer. A petición del primer ministro y de su abogado personal, Niccolò Ghedini, la fiscalía de Roma ordenó requisar varios centenares de fotos tomadas en Villa Certosa, la casa de Berlusconi en Cerdeña, por el fotógrafo sardo Antonello Zappadu.

En algunas fotografías se ve a jóvenes en biquini y en 'top less'

La estrategia de Il Cavaliere pasa por convertir la votación en un plebiscito

Entre ellas se encuentran las imágenes de la fiesta de fin de año en la que, según la reconstrucción de la revista L'Espresso, participaron unas 40 velinas (azafatas televisivas) y aspirantes a actrices, entre otras Noemi Letizia, la napolitana que llama Papi a Berlusconi.

El primer ministro en persona firma el escrito de cuatro folios que pide al Defensor de la Privacidad, un órgano oficial, que bloquee la publicación de las imágenes, ya que a su juicio violan su intimidad y la de sus invitados. El texto afirma que las fotos fueron "robadas" y que Zappadu negoció su venta posterior a Panorama, una revista del imperio editorial de Berlusconi , por 1,5 millones de euros. La transacción no cuajó, escribe el primer ministro, porque la revista las consideró "no relevantes". Zappadu habría asegurado además a Panorama que tenía otra oferta de la revista Gente, circunstancia falsa según los fiscales y que motiva la denuncia por intento de estafa presentada por Ghedini.

El fotógrafo sardo, que trabaja habitualmente para E-Polis y para la agencia Ansa, es el autor de las célebres fotos que publicó la revista Oggi en el verano de 2007, en las que se veía a cinco velinas sentadas en las rodillas del primer ministro.

Zappadu negó ayer las acusaciones, y sostuvo que fue Panorama quien se dirigió a él para comprarle las fotos y no al revés. Además, manifestó que, salvo al propio Berlusconi, es imposible reconocer a nadie en las imágenes porque él mismo borró los rostros con zonas de píxeles para que no fueran reconocibles.

El fotógrafo aclaró que lo hizo atendiendo a la ley de privacidad y a la defensa de los menores, porque algunas de las jóvenes que aparecen en las imágenes le parecieron "menores de edad". Zappadu entregó ayer las fotos a los Carabineros en Cagliari, y estos registraron además su casa de Olbia.

En su escrito, Berlusconi alega que había fotos de la estancia en Villa Certosa del ex primer ministro checo Mirek Topolanek y su séquito en la Semana Santa de 2008. Il Corriere della Sera informó de que en algunas de ellas se ve a varias jóvenes en biquini y en top less. En otra de las series, se ve a Berlusconi y a otras personas llegando al aeropuerto de Olbia a bordo de aviones militares. Entre ellos está el cantante napolitano Mariano Apicelli, un ex aparca coches con quien Berlusconi ha publicado dos discos y que es un asistente fijo en sus fiestas.

El primer ministro explicó en su alegación que con la "delegación checa" había "una serie de sujetos que fueron oficialmente convocados para las noches de entretenimiento ofrecidas a Topolanek". Eso explicaría su llegada en aviones del Estado. Según el periodista, el aeropuerto es un lugar público y por tanto no hubo violación alguna de la intimidad. "Esos desembarcos son habituales desde hace meses", explicó.

El primer ministro aprovechó para cargar contra la prensa, los jueces y la oposición: "Una vez más", dijo, "la campaña electoral se ha basado en el insulto, en los ataques personales, en la justicia de relojería y en las calumnias vulgares".

Cuestionado por su peculiar forma de plasmar los valores de la familia y el cristianismo que predica el Pueblo de la Libertad, Berlusconi aspira a ser el líder que más escaños aporte en las elecciones europeas al Partido Popular Europeo. Y nadie descarta en Italia que el caso Noemi pueda acabar ayudándole a lograrlo el fin de semana próximo. Los sondeos siguen dando una cómoda ventaja al Pueblo de la Libertad, que se mantiene en torno al 40% de la intención de voto, tres puntos por encima de las generales de 2008. El centro-izquierda del desorientado y dividido Partido Demócrata se mueve en torno al 26% (casi diez puntos menos que hace un año). Y el discurso xenófobo de la Liga del Norte podría rozar el 10%.

El estruendo creado por el caso Noemi ha eclipsado la crisis económica (el PIB caerá este año el 5% y el paro alcanzará el 10%), los nombramientos políticos en la RAI, e incluso la sentencia del caso Mills, el abogado británico condenado a cuatro años y medio de cárcel por testificar en falso en dos juicios a favor de Berlusconi tras haber recibido de éste 425.000 euros a cambio.

El primer ministro se ha librado de ser condenado gracias al Laudo Alfano, la ley de inmunidad de altos cargos aprobada por su Gobierno al regresar al poder en mayo pasado, y ha acusado a los jueces de "subversivos".

Otra incógnita estriba en conocer si las acusaciones personales y políticas lanzadas por su mujer, Verónica Lario tendrán algún efecto en el voto católico. Lario dijo que su marido "frecuenta a menores" y "no está bien", condenó el velinismo del "emperador" como sistema de ascensor social y lo definió como una "basura política sin pudor".

La estrategia del Cavaliere pasa por convertir la cita electoral en un plebiscito. Su nombre encabeza las cinco listas regionales del PdL aunque como es obvio no puede cumplir el mandato, y ha dejado traslucir que si obtiene un resultado negativo podría convocar elecciones generales anticipadas. Las encuestas sugieren que los italianos serán fieles a su tradición y no desertarán de las urnas. Las europeas coinciden con los comicios municipales en centenares de pueblos y ciudades, algunas tan importantes como Florencia y Bolonia.

Queda una semana, y es imposible saber qué nuevas sorpresas deparará la inagotable tragicomedia italiana.

Los hitos del 'Noemigate'

- El escándalo arrancó en abril con las candidaturas frustradas de un grupo de azafatas y presentadoras televisivas que recibieron un cursillo político en la sede del Pueblo de la Libertad.

- La Repubblica revela días después que Berlusconi asistió en Nápoles al 18º cumpleaños de Noemi Letizia. La joven le recibe al grito de "Ciao, Papi".

- Verónica Lario, mujer de Berlusconi, pide el divorcio y critica el sistema de promoción de velinas [azafatas] como "una basura política sin pudor". Lario dice que su marido frecuenta a menores.

- El ex novio de Noemi afirma que Berlusconi invitó a la joven a pasar el fin de año en Villa Certosa con otras 40 velinas.

- Berlusconi asegura que jamás ha tenido relaciones "picantes" con menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de mayo de 2009

Más información