Reportaje:Alerta sanitaria

El virus que pasó inadvertido

Los científicos creen que ya en marzo hubo afectados por el N1H1, pero la alerta no se dio hasta el 23 de abril - La gripe leve es difícil de detectar

El jueves 23 de abril, el Gobierno de México dio la alerta sobre un brote de influenza porcina. Se habló de un número de muertos que luego fueron muchos menos, se dijo que el brote pudo partir del Estado de Veracruz o tal vez del de Oaxaca, pero también eso sigue en entredicho. Las autoridades mexicanas juran y perjuran que actuaron en cuanto tuvieron noticias de los primeros casos. Pero, el lunes, el subdirector de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Keiji Fukuda, admitió lo que los científicos sospechaban: antes de los casos confirmados en México, hubo un pico de neumonía en marzo, que adelantaría el origen del nuevo virus al menos un mes.

El problema es que el nuevo virus produce una enfermedad que es, todavía, muy leve, y por eso las autoridades tardaron en reaccionar. Una vez puestos sobre aviso, los estudios posteriores han demostrado algunas cosas. La primera, que el porcentaje de diarreas que causa es "inusualmente alto": alrededor de un 40% ó 50% de las personas con este tipo de gripe tiene también trastornos digestivos (lo normal es que ronden el 20%, aunque varía mucho dependiendo del tipo de virus del que se trate y de factores como la dieta).

El periodo de incubación del patógeno parece más largo
La política oficial de la OMS es alabar la eficacia del Gobierno mexicano
Más información
Ensayo sobre la ceguera de la influenza porcina

Hay otra característica que puede haber contribuido a que la expansión del patógeno haya pasado desapercibida al principio: su periodo de incubación parece algo más largo que el de una gripe normal, según los estudios preliminares que maneja la OMS. Si "en una gripe normal ronda de media los cinco días, en ésta puede llegar a los ocho días", dijo Fukuda.

La diferencia no es muy grande en valores absolutos, pero dificulta la detección de nuevos brotes de un agente infeccioso. Si una persona enferma nada más ponerse en contacto con otra, es fácil deducir quién la ha contagiado. En cambio, si pasa una semana por medio, y el recién infectado se desplaza, la búsqueda del foco original se hace más difícil.

Hay otra característica que puede haber despistado a los médicos al principio. En contra de lo que sucede con las gripes comunes, ésta parece que se ceba más en personas jóvenes, y no es lo habitual. Lo normal con los virus estacionales es que afecten más a personas mayores o a niños. También las embarazadas están más expuestas, en parte porque no pueden tomar la misma medicación que el resto de la población para no perjudicar al feto. De todas formas, como advirtió Fukuda, todavía es pronto para saber exactamente cómo se comporta y, sobre todo, cómo se comportará este nuevo H1N1.

En la OMS, que depende de las donaciones internacionales, nadie quiere hacer sangre con el asunto. La política oficial es alabar la eficacia de las autoridades mexicanas. Pero algunos expertos señalan un aspecto: es muy posible que el nuevo virus haya estado circulando un mes o más sin que nadie lo detectara. No es casualidad que las autoridades sanitarias de México y los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EE UU alertaran casi a la vez de que habían descubierto un nuevo virus. "Es posible que si no se hubiera infectado un grupo de turistas estadounidenses hubiera seguido desapercibido", dijeron fuentes de la OMS.

El estallido de la crisis

- Lunes 13 de abril. Fallece una mujer en Oaxaca por influenza, oficialmente el primer caso conocido por el Gobierno.

- Viernes 17. Muere con síntomas de gripe el director del Museo de Antropología, Félix Solís, un día después de recibir a presidente de EE UU, Barak Obama.

- Martes 21. México envía 51 muestras para su análisis en Canadá.

- Miércoles 22. La Secretaría mexicana de Salud informa de la muerte de 20 personas por "influenza atípica".

- Jueves 23. El secretario de Salud informa que el "brote de la epidemia de influenza estacional" se concentra en siete Estados y han muerto 20 personas. Canadá responde que de las 51 muestras enviadas, 17 son positivas e idénticas a los casos aislados de esta cepa. México comunica a la OMS la posible epidemia. Se suspenden las clases en el Distrito Federal y en el Estado de México.

- Viernes 24. La Secretaría de Salud reconoce que hay una epidemia y que el virus de la nueva cepa es de origen porcino. Se exhorta a la población que evite lugares concurridos.

- Sábado 25. Se crea un comité de emergencia internacional liderado por la Organización Mundial de la Salud. La OMS declara la fase 3 de alerta, de 6 posibles hasta llegar a la pandemia.

- Domingo 26. El presidente Felipe Calderón informa de 384 casos sospechosos y 81 muertes. Por la noche, la cifra de muertes se eleva a 103. La OMS alerta del riesgo de pandemia y de su "evolución impredecible". EE UU declara el "estado de emergencia de salud pública", con 20 casos en cinco Estados.

- Lunes 27. Los ingresados son 995 y se investigan 152 muertes relacionadas con el virus. Salud ordena la suspensión de clases y guarderías hasta el 6 de mayo. El Distrito Federal decreta la alarma máxima. La OMS eleva la alerta a fase 4 y confirma que el brote afecta ya a varios países.

- Miércoles 29. La OMS eleva la emergencia a fase 5, que implica que "la pandemia es inminente". México ordena suspender todas las actividades públicas y privadas no esenciales del 1 al 5 de mayo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS