El presidente dice "sentirse muy cerca" de los manifestantes del 1 de Mayo

Con más de cuatro millones de parados y el producto interior bruto (PIB) en caída libre, José Luis Rodríguez Zapatero decidió ayer ponerse al frente de la manifestación. "Me siento muy cerca de quienes van a manifestarse en las calles el 1 de mayo", afirmó en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europea.

El presidente del Gobierno aprovechó la pregunta de un diputado holandés del grupo de Izquierda Unida para asegurar que se "dejará la piel" para que esta crisis no la sufran "los de siempre", como admitió que está sucediendo. Y para que, en el futuro, "quienes vean las dificultades sean aquellos que han abusado de los trabajadores, de los ahorradores, de los consumidores. Siguen vivos y están activos", advirtió.

Más información

Frente a las demandas para que reforme el mercado de trabajo o reduzca el gasto público, afirmó que ambas propuestas responden a "prejuicios ideológicos" y que los mismos que defienden en público el recorte del déficit le piden en privado que el Estado apruebe ayudas para su empresa o su sector productivo.

Las posiciones que expuso Zapatero en Estrasburgo no son nuevas, pero sí su tono, más beligerante. El presidente es consciente de que las medidas del Gobierno aún no han dado resultado y de que aumenta la presión para que tome un camino distinto. "Los más débiles deben salir ganando de esta crisis. Y los más poderosos y que menos vergüenza tienen deben salir perdiendo". "También los beneficios y la avaricia deben ser sostenibles", agregó, tomando prestada la terminología ecologista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de abril de 2009.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50