Los promotores rechazan la prórroga de Feijóo a la moratoria en la costa

La patronal exige al presidente electo que libere bolsas de suelo por comarcas

Los empresarios tienen prisa. Y reclamaciones. Tanto la gran patronal gallega como las asociaciones y federaciones que agrupan a promotores y constructores instan a la nueva Xunta de Alberto Núñez Feijóo a no dilatar seis meses más el veto a construir a 500 metros de la costa. Le exigen que comience a liberar bolsas de suelo por comarcas de forma progresiva, en áreas determinadas y según se vaya definiendo su futuro planeamiento. La "estrangulación" y "paralización" del sector que, a juicio de los promotores, propició el bipartito con su decisión de prohibir cualquier construcción en la franja litoral es uno de los principales problemas que expondrán al presidente electo en la cumbre que celebrarán el lunes en Santiago, sólo horas después de haberse constituido el nuevo Gobierno. Desde la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), su presidente, Antonio Fontenla, advierte que resultará difícil que la nueva Lei do Litoral esté lista antes de 2010, en alusión al difícil cumplimento de la promesa de Feijóo de definir en seis meses el nuevo modelo de desarrollo urbanístico en la costa.

"Todo dependerá del avance de los trabajos realizados hasta ahora por la Consellería de Política Territorial y de la disposición a asumir determinados postulados por parte de la nueva Xunta", señala Fontenla, "pero para cumplir los plazos de la nueva prórroga el esfuerzo a partir de ahora debe ser intenso". "Lo que proponemos", dice el presidente de la patronal, "es que se estudie y analice la posibilidad de ir levantando la prohibición y liberando zonas, todo ello en función de la maduración de los estudios que ya existen y no por la complejidad urbanística que determinadas áreas puedan tener". "Ya hay un norma estatal, que fija los 200 metros de prohibición", explica; "a partir de ahí se pueden ir analizando las zonas y estableciendo restricciones en unos casos y liberando zonas en otros".

También muestran sus dudas desde la Federación de Promotores de Edificación y Suelo de Galicia. "Estamos dispuestos a aceptar prórrogas, y hacerlo de forma dialogada, pero tanto la Lei do Litoral como las Directrices de Ordenación del Territorio no pueden esperar más allá del primero de enero de 2010 para entrar en vigor". El análisis corresponde a Miguel Font, que desde la federación de promotores invita a la nueva Xunta a "analizar todos los documentos, tanto el que dejó casi listo el bipartito como el que ya tenía Feijóo cuando dejó la Xunta en 2005".La compañía textil, con sede en el polígono industrial coruñés de A Grela, cerró el ejercicio 2007 con 20 millones de euros en pérdidas, cifra que se incrementó el año pasado hasta llegar a los 27 millones. Con esas cifras sobre la mesa, los gestores del equipo de Manuel Jove tomaron la decisión de reducir la plantilla para intentar salvar la empresa. "Las pérdidas hacen insostenible la viabilidad de la compañía en el vigente escenario de crisis económica", señaló un portavoz de Inveravante. En tres años, Caramelo ha acumulado 54 millones de euros de pérdidas.

Los representantes de los trabajadores, entre los que es mayoritaria la CIG, han pedido aplazar hasta principios de mayo el inicio de las negociaciones. El comité de empresa será informado el próximo lunes del nuevo plan de viabilidad, que además del Expediente de Regulación de Empleo incluye otras medidas. Al tiempo que se reducirá de 837 a 600 personas la nómina de trabajadores, se van a rebajar los gastos generales por debajo del 30% de la cifra de ventas, además de acometer una profunda mejora de los procesos de gestión en los dos próximos años. Tras la entrada de Jove en el capital, fue relevado el anterior equipo gestor, que ahora encabeza Fernando Maudo, antiguo consejero delegado de Coronel Tapioca.

Caramelo anunció que, a medio plazo, tendrá que incrementar su volumen de negocio expandiendo los canales de franquicia internacional y multimarca, así como optimizar los sistemas de gestión de todas sus actividades. "Como consecuencia de la falta de competitividad actual de la fabricación local en el sector textil, se potenciarán otras fuentes de aprovisionamiento que nos permitan posicionarnos en una excelente relación entre calidad y precio", señala Inveravante en una nota, en alusión a la búsqueda de proveedores en terceros países. Jove se hizo con el control de la compañía el pasado enero, al incrementar su participación desde el 37,7%, adquirido en junio de 2007, hasta el 92,5%. El resto del capital está en manos de la Xunta, a través de Xesgalicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de abril de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50