Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Internet, al rescate de los 'indies'

El pequeño cine independiente recurre a la Red para poder llegar al público - Los internautas aún prefieren comprar DVD antes que descargar los títulos

El director ha acabado su película. Le ha costado amigos, sudores y muy probablemente una doble hipoteca de su casa. La ha proyectado en algún festival de cine inédito, en la sección Zonazine del certamen de Málaga o incluso en el apartado Zabaltegi del Festival de San Sebastián. Algún distribuidor la ve y le dice que puede ser, pero que el cine español... Y comienza el deambular en pena del cineasta, la búsqueda de una salida para una película en la que ha volcado dinero, tiempo y alma. Internet puede ahora cambiar el mercado indie gracias más a la venta de DVD en la Red que por descargas (en venta o en alquiler en streaming -como YouTube: se puede ver sin descargar el archivo-) de los filmes. Una curiosa combinación de lo tradicional -el DVD es ya un viejo formato- y lo más avanzado.

En Frikifilms se reparten a medias las ganancias con el director

'La princesa de Nebraska' tuvo 165.000 visitas en 48 horas en YouTube

En España, las cosas van más despacio. Como con Amigos de Jesús, comedia que Antonio Muñoz de Mesa -actor, cineasta, dramaturgo y presentador de tele- rodó en siete días en Madrid, Nueva York y Las Vegas y 60.000 euros. Ganó la Zonazine de Málaga en 2007, y ahí empezó el sufrimiento de Muñoz de Mesa. Al final, tras mucho moverla, decidió colgarla en Vimeo, una web estadounidense de intercambio de vídeos. "Estoy un poco desilusionado porque no ha tenido mucho movimiento. Consideré que poniéndola gratis al alcance de los internautas le daría un empujón, pero... ¿Venderla en DVD por la web? No lo había pensado mucho. Creía que la posibilidad de las descargas libres era mejor". Los hay más espabilados. El sevillano Julián Lara, que ya tiene un nombre en el cine de terror, ha ido más allá. En su web (www.julianlara.com) se pueden adquirir sus tres largometrajes -Evil night, Dead hunter y Zombie Xtreme- en DVD. "Aun así, me he buscado distribuidoras por el resto del mundo. Pero tener web ha sido fundamental. De cada filme he vendido 500 copias a 10 euros cada una".

Lara está preparando el rodaje de su nuevo corto (Sweet blood, con Rafael Amargo) mientras apura la sección tienda de su portal. A final de año sus películas se venderán en Frikifilms, un nuevo sitio que, como define su responsable, Ignasi Lamarca, es "la distribuidora de bajo presupuesto". Lamarca tiene preparadas 30 películas -"encima de mi mesa tengo otras ocho por ver"- para su sitio; del primer lanzamiento, Real zombi revolver, han vendido 1.000 copias (a 11 euros). "Al fan del terror le gusta tener una copia. Pero nosotros no sólo vamos a ofrecer terror, también otros géneros como comedia, filmes eróticos, ciencia-ficción... Hay un montón de películas que no han encontrado distribuidora y aquí tendrán una salida". Lamarca lleva 14 años en el sector y sabe de lo que habla. "Claro que hay crisis, pero nosotros la pasaremos divirtiéndonos". ¿Y las cuentas? "Vamos al 50%: mitad para Frikifilms, mitad para el director".

¿Y las descargas? Hace mes y medio arrancó Yodecido, un portal de entretenimiento (música, televisión, red social y videoclub) de Filmax, que ya tiene 5.000 usuarios registrados. José Monleón, su responsable, advierte que en el canal televisión mostrarán cortometrajes. "El sistema nos permite colgar películas que no tengan distribución en España". En el videoclub, los filmes se pueden descargar en alquiler o en compra. "Por ahora hay un 20% más de alquileres. Queremos educar a los internautas, enseñarles a ver cine por Internet de manera legal". Ayer Million dollar baby, de Clint Eastwood, costaba 10 euros en compra y 0,99 en alquiler por 48 horas. Más avanzada en tiempo y catálogo esta Filmin, la web de descargas y venta en DVD hermana de Cameo, editora en DVD del catálogo de las principales distribuidoras españolas de cine indie. Se puede comprar en DVD o descargar incluso para iPhone, PSP o iPod. Durante la proyección de Tiro en la cabeza, de Jaime Rosales, en las salas comerciales, en Filmin también se podía ver en streaming.

En Estados Unidos, la patria por excelencia del cine indie, Internet parece la salvación de los filmes más arriesgados. Y efectivamente no por las descargas o la visión en streaming, que también aportan dinero, sino por las ventas en DVD. En el festival South by Southwest, que le ha comido el terreno a Sundance en lo de reunir al mundo indie del cine, y que se clausuró el pasado sábado en Austin (Tejas), una mesa redonda abordó el tema. Allí, Morgan Spurlock, realizador de Supersize me y que tiene pendiente de estreno en España Where in the world is Osama Bin Laden?, enseñó los dos cheques que había recibido por los derechos de autor de sus trabajos. Por las ventas en DVD en la Red, 60.000 dólares; por las descargas, 2.500.

La revista The Hollywood Reporter cuenta otro caso curioso. Seth Caplan es un productor conocido por Buscando un beso a medianoche, filme que ganó incluso un premio Independent Spirit. Sin embargo, el dinero le ha llegado a su cuenta con Flatland, un mediometraje animado de 30 minutos. Nunca se ha proyectado en un festival ni en una sala comercial. Pero Capland asegura que con Flatland ha obtenido el doble de beneficios que con Buscando un beso a medianoche desde que empezó a distribuirlo online en otoño de 2006 en descargas y en DVD. "Es la diferencia entre pagar o no el alquiler. Y te ahorras intermediarios, agentes de ventas...". Flatland tendrá secuela. Decididamente, existe un público. Si en España La princesa de Nebraska, de Wayne Wang, se pudo ver en salas, en EE UU fue directamente a la distribución digital con la compañía Magnolia. En sus primeras 48 horas en YouTube tuvo 165.000 visionados. Bob Alexander, presidente de IndiePix, otra web de distribución de cine indie, asegura: "Con el streaming necesitas millones de visionados para ganar algo. Es mucho mejor para darte visibilidad y como plataforma para enganchar a la venta en DVD". En ello anda la Red europea y americana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de marzo de 2009