Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JULIA ROBERTS | Actriz

"No soy nueva, pero estoy como nueva"

Hace ya ocho años, Julia Roberts (Smyrna, Georgia, 1967) desapareció de Hollywood. Al menos como estrella. Hay trabajos menores, de grupo, en grandes películas como Closer, Ocean's Eleven o La guerra de Charlie Wilson. Pero ninguno protagonista al estilo Notting Hill, Erin Brockovich o Pretty Woman, su lanzamiento al estrellato. Roberts nunca fue de las que se prodigan en demasía, dejando siempre al público con ganas de más. Y en este tiempo, sus tres hijos, Hazel y Phinnaeus, de cuatro años, y Henry, de 21 meses, además de su marido, Danny Moder, con quien contrajo matrimonio en 2002, encabezan su lista de prioridades.

Por eso Hollywood sigue buscando a su "nueva Julia Roberts", una frase ya hecha. Sin embargo, ninguna de las nuevas estrellas está a la altura de sus zapatos. Afortunadamente para todos (especialmente para los grandes estudios), a sus 41 años y sin una arruga, Roberts está de regreso con Duplicity, un thriller de espionaje con tonos de amor y humor que, bajo la dirección de Tony Gilroy -realizador de Michael Clayton-, y junto a Clive Owen, es buena muestra de por qué la actriz sigue siendo "la novia de América". En España, Duplicity se ha estrenado esta semana.

"Si no fuera a través del cine, buscaría otra forma de expresión"

"Agradezco tantas oportunidades, pero Hollywood no es mi mundo"

"Trabajo menos, pero nunca fui de las que ruedan un filme tras otro"

"Me enorgullece ver que mis hijos comen verduras de nuestro jardín orgánico"

Pregunta. Hollywood la echaba de menos. Pero en su caso, ¿qué añoraba del cine?

Respuesta. No tengo ese sentimiento de haberme alejado del cine. Hice una película cuando estaba embarazada de Henry y ésta la filmé escasamente siete meses después de haber dado a luz. Vamos, que no di saltos de alegría por volver. Pero es cierto que disfruto del proceso creativo y que si no fuera a través del cine tendría que buscar otra forma de expresión.

P. ¿La maternidad la ha cambiado como actriz?

R. Trabajo menos, es un hecho, pero nunca fui de las que ruedan una película tras otra. Ahora, con tres niños, me paso el día interpretando otro tipo de guiones: guiñoles, cuentos...

P. Suena muy diferente al trabajo de Gilroy.

R. Tony es un maestro del lenguaje. Se conoce el idioma, y en sus guiones cada palabra está donde debe. ¡Es tan divertido jugar con el lenguaje! Fue una gran oportunidad la que me brindaron Tony y Clive [Owen], pero que rechacé la primera vez porque estaba embarazada. Claro que tuve la buena fortuna de que me esperaron.

P.

¿Quizá porque Julia Roberts sólo hay una y lo de la "nueva Julia" es una quimera?

R. Aquí estoy [risas]. No soy nueva, aunque estoy como nueva. Siempre digo que debe de ser muy difícil comenzar como actriz en el Hollywood actual. La atención sobre estas chicas es bestial. Pero hay mucho talento. Anne Hathaway. O Keira Knightley, que me pareció admirable en La duquesa. Reese Witherspoon. Hay actrices, veteranas o jóvenes, con mucha fuerza. Annette Bening, Frances McDormand y Susan Sarandon están entre las que más admiro.

P. ¿Y el Hollywood actual? ¿Se gana su admiración?

R. Con tres hijos no sabría decir lo que echan en los cines. Hay días que se me pasan entre preparar el desayuno, la comida y la cena.

P. Triunfan los filmes de superhéroes, cantidad de secuelas y un sinfín de comedias burdas.

R. El público quiere entretenerse, y una comedia de las tontas te puede sacar de los problemas cotidianos. No son los guiones que voy buscando con 41 años, tres niños y felizmente casada, pero la magia del cine sigue ahí. Unas veces son películas más tontas, otras más sombrías... Sin embargo, la industria es la misma.

P. Antes hablábamos de lo que echaba de menos. ¿Y qué podría eliminar de su mundo?

R. La estupidez y la mala baba. Pero no considero que Hollywood sea mi mundo. He tenido la fortuna de trabajar como actriz y disfrutar de grandes oportunidades por lo que estoy muy agradecida. Aunque insisto: no es mi mundo

P. ¿Y los paparazzi?

R. Ya no me siguen tanto. Sólo los más lentos [risas].

P. Junto a su familia y el cine, su tercer amor es el medio ambiente. ¿Cuáles son sus mayores logros?

R. Como madre es todo un orgullo ver que mis hijos se comen encantados las verduras de nuestro jardín orgánico. Las cosas más simples son las mayores victorias: reutilizar, reciclar, producir menos basura, desenchufar lo que no estemos utilizando para consumir menos energía... Es la única solución. Todos hemos contribuido al estado actual de las cosas. Y hoy nos debemos a nosotros mismos el arreglarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de marzo de 2009