Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa admite que erró con los obispos lefebvrianos

La Santa Sede hizo pública ayer una carta del Papa a los obispos de todo el mundo, en la que éste lamenta los errores cometidos y las reacciones suscitadas en la Iglesia al levantar la excomunión de los cuatro obispos lefebvrianos, firmada por él mismo el pasado 21 de enero.

En tono autocrítico y apesadumbrado, el Papa admite que el Vaticano explicó "insuficientemente" los hechos, y lamenta haber contribuido involuntariamente con su perdón a "la turbación de la paz entre cristianos y judíos, y también de la paz dentro de la Iglesia católica".

Benedicto XVI afirma que la excomunión ha generado "una discusión de una vehemencia como no se había visto desde hace mucho tiempo". Además, reconoce los errores de comunicación cometidos y deplora "profundamente" la confusión causada.

Benedicto XVI admite que "seguir con atención las noticias disponibles a través de Internet" le habría dado la posibilidad de "conocer a tiempo el problema", algo de lo que ha "sacado una lección" para el futuro.

La negación del Holocausto hecha por el obispo Richard Williamson en una entrevista concedida a la televisión sueca, conocida antes de la firma del perdón, supuso "una contrariedad imprevisible", dice el Papa.

Muchos obispos, reconoce luego, "se han sentido perplejos ante un acontecimiento sucedido inesperadamente", y aunque muchos "estaban dispuestos en principio a considerar favorablemente la disposición del Papa a la reconciliación", otros, en cambio, "acusaban abiertamente al Papa de querer volver atrás, hasta antes del Concilio", lamenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de marzo de 2009