Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calatrava cobrará en Bilbao, pero menos

Un tribunal condena al Ayuntamiento a indemnizar al arquitecto por alterar el puente que tendió sobre el Nervión

Santiago Calatrava tenía razón, aunque no recibirá la millonaria indemnización que pedía. El Ayuntamiento de Bilbao y dos constructoras han sido condenados a pagar al arquitecto 30.000 euros por alterar su puente sobre la ría, el Zubi Zuri, al rechazar la Audiencia de Vizcaya que primaba su interés público, como argumentó en noviembre de 2007 el Juzgado de lo Mercantil número 1 de la capital vizcaína.

El fallo de la Audiencia, a la que recurrió el arquitecto, dice que se vulneró el derecho a la integridad de su obra, que "no queda anulado por el interés público" del puente. Pero, en cambio, no le da la razón a Calatrava en cuanto a la indemnización que pedía, tres millones de euros, y la rechaza por considerarla "absolutamente desproporcionada".

El arquitecto recibirá 30.000 euros en lugar de los tres millones que pedía

El litigio se remonta a febrero de 2007. Calatrava presentó una demanda por la ampliación del puente que se realizó sin su consentimiento: una pasarela concebida por otro arquitecto, el japonés Arata Isozaki. Para hacerlo, hubo que derribar una barandilla de la obra de Calatrava. Era el primer pleito en España sobre la vulneración de la integridad de una obra de ingeniería y también la primera vez que se enfrentaba en un tribunal de Europa a dos arquitectos de prestigio.

El valenciano exigió el derribo de la pasarela o, en su defecto, la indemnización. Pero el juzgado de lo mercantil rechazó cualquier compensación: admitió que se modificó una "obra artística singular" sin consultar ni siquiera con su autor, pero que el derecho de éste a su propiedad intelectual cedía ante el interés general de los ciudadanos.

La Audiencia de Vizcaya desmonta ahora este razonamiento porque reconoce el "derecho moral" de Calatrava de exigir el respeto a la integridad de su obra "e impedir cualquier alteración o modificación". Este pleito -que se une a otros que han surgido con obras de Calatrava en Valencia, Venecia, Jerusalén y Nueva York- tendrá aún más capítulos, ya que el Ayuntamiento de Bilbao anunció ayer mismo que recurrirá ante el Supremo. El alcalde, Iñaki Azkuna, mostró su satisfacción. "Porque no nos tiran el puente ni tenemos que pagar tres millones de euros". Pero censuró el fondo de la sentencia, cuyos argumentos le parecen "muy proarquitecto". El abogado del Ayuntamiento bilbaíno, Gonzalo Ruiz, dijo que la Audiencia de Vizcaya no ha tenido en cuenta los "derechos en colisión", como el planeamiento urbanístico que contemplaba ampliar el puente o el interés general. "Ha convertido las eximentes en atenuantes".

Por el contrario, desde el estudio de Calatrava se mostró satisfacción. "Supone un hito fundamental" y sienta "jurisprudencia" sobre la propiedad intelectual de un arquitecto sobre sus obras. La letrada que defendió al arquitecto, Antonia Magdaleno (de Broseta Abogados), consideró que el fallo es un "hito muy importante" en la protección de los derechos de autor de los arquitectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 2009