Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal alerta de la "crítica" situación financiera de las empresas

Los empresarios lamentan que el crédito sigue sin llegar a sus negocios

La patronal Confebask ha lanzado un mensaje de auxilio: la situación de tesorería de muchas empresas vascas resulta ahora "crítica". Los empresarios apoyan las medidas de intervención que las administraciones central y vasca han puesto en marcha, pero aseguran que, de momento, el crédito sigue sin llegar hasta sus cajas. La crisis que azota a la economía mundial nació en el sistema financiero, en las hipotecas basura, y se ha llevado por delante buena parte de la credibilidad del sistema bancario. A día de hoy, la falta de liquidez sigue siendo el principal motivo de la recesión y del parón de la industria. "Algunas empresas lo pueden aguantar con una economía de guerra y otras no, y llegan los concursos de acreedores y los Expedientes de Regulación de Empleo. Todo depende de las posibilidades de financiación", destaca Eduardo Aretxaga, director de asuntos económicos de la patronal Confebask.

Las compañías ven que las líneas de financiación pública van muy despacio

Confebask deplora que empresas viables en junio puedan ahora entrar en crisis

La patronal está viviendo esta situación con mucha preocupación. A muchas empresas viables y con inversiones estratégicas en marcha la situación les ha pillado con el pie cambiado. "Quienes peor lo están pasando son los que han invertido en mercados en crecimiento", señala Aretxaga. El crédito no fluye, y entre noviembre y enero pasados, su incremento se limitó a apenas un 2%, según datos del Banco de España. Aretxaga especifica que la necesidad de liquidez resulta "acuciante".

Los empresarios estiman que las medidas puestas en marcha son positivas, pero van demasiado despacio. La línea de avales para créditos a pymes que el Gobierno dotó con 500 millones de euros va con "más retraso" del que les gustaría. Las compañías entienden que la avalancha de peticiones y la capacidad de gestión impiden que se acelere el proceso, pero recuerdan que "cuando aprieta la liquidez cualquier plazo es corto". Existe una petición general de que se agilicen los plazos y no sólo en la línea de financiación del Gobierno vasco, también en las del ICO (Instituto de Crédito Oficial).

- 500 millones de 10.000. Aretxaga concreta que sólo se han concedido 500 millones de los 10.000 posibles. "Tienen que llegar", afirma en una combinación de deseo, necesidad y plazos, ya que hay un riesgo real de que muchas empresas se vayan "al garete".

Joseba Madariaga, profesor de la Universidad de Deusto y responsable del servicio de estudios de Caja Laboral, mantiene que la clave reside en los bancos, en la capacidad de que se cierre la crisis financiera y que sólo entonces se podrá salir de ella. Hasta ese momento, quedan las medidas coyunturales.

Aretxaga sostiene que existe una escasez de crédito para el circulante. En otras palabras, para los pagos del día a día, la tesorería. Mantiene Confebask que muchas empresas no logran renovar sus líneas de financiación y a las que lo hacen les sale más caro. Además, hay sectores, como la construcción, donde la financiación ya es historia. Por definición, la banca ha decidido no darles más apoyo económico al considerarlo de alto riesgo.

- Riesgo de recesión. El responsable de la patronal emplea una metáfora para ejemplificar la situación empresarial: un barco volcado con sus tripulantes dentro, que pueden sobrevivir mientras dure el oxígeno, pero no más. La pregunta que nadie es capaz de responder es cuándo se saldrá de la actual situación. Existe un reconocimiento generalizado de que se está apostando fuerte a nivel internacional, pero la respuesta es incierta. "Ante una crisis sin precedentes también se está actuando con medidas sin precedentes. Ha habido dos reuniones del G-20, pero la pregunta por resolver es cuanto tiempo se podrá aguantar", apunta Aretxaga.

Euskadi ha visto cómo su industria, que el tripartito cifraba como el garante para aguantar el parón económico, se halla seriamente afectada. Con la economía vasca en caída libre -en el último trimestre de 2008 el PIB descendió un 1,1%- y el paro creciendo más que en el conjunto de España -un 5,05% en febrero frente al 4,63% nacional-, el riesgo de entrar en recesión al final del primer trimestre de este año resulta muy real, en la línea que ya sufren las economías del conjunto de España y de la UE.

Los empresarios mantienen así una preocupación creciente. Se mantienen alerta y confían en que una compañía que era viable el pasado junio pueda seguir siéndolo en este marzo. Confebask anuncia que pedirá todas las medidas que crea necesarias para evitar que la situación empeore. La crisis les afecta de lleno y han decidido estar vigilantes.

El dinero de las cajas se muestra insuficiente

Las tres cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital) y Caja Laboral aseguran que han aumentado su nivel de crédito a las empresas, pese a lo que éstas siguen quejándose. La pregunta de difícil respuesta es si el dinero de las entidades de crédito no resulta suficiente. Es más que posible que algunas entidades hayan aumentado su nivel de crédito, pero parece también evidente que no es suficiente para contrarrestar el parón general de todo el sistema financiero.

La BBK asegura que ha concedido más de 420 millones de euros en créditos a cerca de 320 pymes de Vizcaya desde que el pasado mes de octubre pusiese en marcha una línea especial de financiación para las compañías asociadas a la patronal vizcaína Cebek. El 57% de los créditos concedidos han ido destinados a inversiones que las empresas demandantes han realizado para continuar con el normal desarrollo de sus actividades, según precisó en su día la entidad. La BBK abrió a finales del año pasado una línea especial de financiación para empresas dotada con 500 millones de euros.

En enero, la Kutxa incrementó en 100 millones de euros el nuevo fondo de ayudas que puso a disposición de las empresas guipuzcoanas tras un acuerdo con la patronal Adegi. Más de 100 entidades ya se beneficiaron de otra línea de ayudas de 100 millones, acordada en octubre de 2008.

La Vital también cuenta con una línea especial para empresas ligada a la patronal alavesa SEA. El presidente de la caja, Gregorio Rojo, aseguró que los créditos superaron en 2008 los 6.641 millones de euros, un 8,06% más que el año anterior. Para 2009, la previsión es que aumente un 6% el crédito a empresas y se reduzca en la misma proporción el concedido a la promoción inmobiliaria.

La Caja Laboral anunció hace poco más de un mes que el crédito que concedió a clientes el año pasado aumentó un 10,5%, mientras que la media del sector hasta noviembre era, según los datos de la entidad, del 6,7%. Las ayudas a empresas aumentaron un 7,3%.

La única conclusión que se puede extraer de estos datos es que el esfuerzo no resulta suficiente. Si bien las cajas mantienen una alta cuota de mercado en Euskadi, la realidad es que el mercado está integrado por otras muchas entidades finacieras. Los expertos consideran que el crédito llegará, pero también lo pensaban a finales del pasado año y la situación a comienzos de marzo sigue siendo de estrangulamiento financiero.

Línea abierta

- La línea de financiación del Gobierno suma 500 millones en avales.

- Objetivo: atender las necesidades de circulante y refinanciar la deuda de autónomos y de pequeñas y medianas empresas.

- Beneficiarios: pymes y autónomos que estén al día con la Seguridad Social.

- Importes: Pymes: 50.000 euros mínimo, 600.000 máximo. Autónomos: 10.000 mínimo, 200.000 máximo.

- Pasivos financiables: Proveedores, anticipos de proveedores, efectos comerciales, deudas a corto, etcétera.

- Tipo de interés: Euríbor a tres meses más un 0,6% revisable trimestralmente. Sin comisiones.

- Amortización: De uno a tres años con uno de carencia. La cancelación anticipada no tiene costes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de marzo de 2009

Más información