Los ecologistas suspenden al Gobierno por el recorte en medio ambiente

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, afirmó el pasado 5 de febrero en el Congreso que, al agrupar los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, Zapatero había puesto "al lobo y la oveja juntos". Casi un año después de las elecciones, los principales grupos ecologistas consideran que el lobo se ha merendado el rebaño.

Las cinco principales ONG ecologistas -Greenpeace, Ecologistas en Acción, WWF España, SEO/Birdlife y Amigos de la Tierra- dieron ayer en rueda de prensa "un suspenso rotundo" al Gobierno por llevar "un año sin política ambiental".

Entre las principales quejas de los ecologistas está la reforma de la Ley de Costas que Medio Ambiente ha introducido a través de la Ley de Navegación Marítima. "Lo más grave es el giro en costas, al permitir la compraventa de viviendas en dominio público", resumió Alejandro Sánchez, director de SEO-Birdlife. Éste ha calificado el nuevo ministerio como "experimento fallido". Además, los ecologistas critican la decisión del ministerio que dirige Elena Espinosa de paralizar la expropiación del hotel del Algarrobico (Almería).

En política de agua, la crítica es que el ministerio estudia un trasvase desde el Tajo Medio (Cáceres) al Segura "sin dar ninguna información sobre ello", según Juan Carlos del Olmo, de WWF España.

Respecto al cambio climático, Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace, ha señalado que el Gobierno "no pasa de los discursos a los hechos", "ni percibimos la urgencia, ni la preocupación ni el impulso" para combatirlo, y criticó la opacidad del Ministerio de Industria, por el que, en su opinión, "campan a sus anchas los lobbies energéticos".

Nunca tan molestos

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los ecologistas ya habían suspendido antes al Gobierno de Zapatero, pero nunca habían mostrado tanto malestar. Zapatero ha pasado de reunirse en La Moncloa en junio de 2005 con estas organizaciones, algo que no ocurría desde 1984, a recibir ahora su crítica tras otorgar Medio Ambiente al equipo de Agricultura de su primera legislatura, con el que intentó apaciguar los incendios de la política de agua y costas, entre otros.

Los ecologistas criticaron también al ex presidente Felipe González por defender la energía nuclear. "Del medio ambiente, a Felipe González sólo le preocupan los bonsáis", afirmó el director de Greenpeace, Juan López de Uralde.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS