Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos 21 'sin papeles' que trabajaban 12 horas al día por 500 euros mensuales

El negocio de la piratería de CD y DVD está controlado, en su fase intermedia, por clanes de origen paquistaní. El último eslabón lo integran los subsaharianos que venden en el top manta, en la calle. Pero por encima de ellos, insisten los investigadores, están los que suministran el material, tuestan los CD y DVD, e incluso manipulan los plásticos donde irán enfundados los discos y las películas. A esa última tarea se dedicaron dos empresarios de Pakistán, Azid G. y Amir R., gracias a un pequeño ejército de esclavos que se pasaba 12 horas al día entre plásticos por 500 euros al mes.

La sede de la empresa Sermanipak, situada en la calle de Amsterdam de Rubí, acogía diariamente a 21 trabajadores paquistaníes sin papeles. La mayoría son vecinos de Rubí, Pero también los hay que se desplazaban desde Barcelona, Badalona, L'Hospitalet o Cerdanyola. A raíz de una denuncia particular, agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) realizaron seguimientos y comprobaron que a las siete de la mañana entraban en la nave decenas de varones -la mayoría, jóvenes- y salían 12 horas más tarde. El pasado miércoles por la tarde -unos minutos antes de que acabaran su jornada- los agentes irrumpieron en la empresa e identificaron a los trabajadores. Necesitaron para ello siete horas.

Todos los empleados fueron detenidos por infringir la Ley de Extranjería, ya que se encuentran en España en situación irregular. La policía les ha puesto a disposición del juez, que decidirá si se les ingresa en un centro de internamiento de extranjeros o se les abre un expediente y quedan en libertad.

Sin parar a descansar

Los investigadores se mostraron sorprendidos por la gran cantidad de empleados, ya que en ese tipo de inspecciones suelen encontrar a "tres o cuatro" sin papeles trabajando de forma ilegal.

El propietario de la empresa, Azid, y el encargado, Amir, también fueron arrestados durante la operación por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores. Ambos quedaron en libertad con cargos. La empresa estaba constituida de forma legal y se dedicaba, genéricamente, al "manipulado de plásticos".

Según la información que han reunido los investigadores, los empleados trabajaban las 12 horas diarias de forma continuada, sin opción a descanso. Lo hacían sin ningún tipo de garantía y se llevaban a final de mes 500 euros en negro. En otras palabras, por cada hora de trabajo ganaban apenas dos euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2009