Efectos de la crisis

Las nuevas acusaciones del Gobierno elevan el malestar de bancos y cajas

Sebastián echa la culpa al sector y dice que al Ejecutivo "se le acaba la paciencia"

"Parece que uno juega a policía bueno y otro al malo". Con esta frase resumía ayer la situación un ejecutivo de una de las entidades financieras que el lunes estuvieron en La Moncloa con el presidente Zapatero y que ayer se irritó con las declaraciones de Miguel Sebastián, ministro de Industria. Casi sin que tuvieran tiempo de contar a sus principales ejecutivos "el buen ambiente y la comprensión del presidente", los ejecutivos se enfrentaron a los reproches del ministro.

Sebastián dijo que al Gobierno "se le está acabando la paciencia con los bancos" y que como "son los causantes de la crisis, tienen que ser los protagonistas de la salida". Además, les pidió que hagan un ejercicio de responsabilidad y "aflojen" la situación del crédito, en una entrevista en Antena 3. "¿Y qué pasará si no lo hacen?", le preguntaron. Sebastián amenazó con un vago "se actuará en consecuencia", aunque luego descartó nacionalizar las entidades.

El ICO se queja de la lentitud de las entidades a la hora de canalizar créditos

Más información

Sebastián argumentó que "la crisis bancaria de Estados Unidos" era el origen del problema por lo que culpó a las entidades de la crisis, pero no diferenció entre los bancos españoles y los norteamericanos o británicos, que están casi quebrados. En otro momento constató que el sector financiero español "es solvente".

Estas declaraciones se originaron como respuesta a las palabras de Miguel Martín, presidente de la patronal bancaria, que el lunes afirmó que la banca "no ha hundido" la economía, sino que ha sido la "economía real la que ha puesto en riesgo" al sector.

El ministro insistió en que muchas empresas españolas con gran prestigio internacional "tienen el grifo cerrado por los bancos". Dijo que las encuestas que maneja revelan que más del 80% de las pymes sufren problemas de financiación. "Puedo asegurar que el dinero acabará llegando donde tiene que llegar: a las familias y pymes", aseveró Sebastián.

Entre los financieros -que han pedido el anonimato- se critica "que el Gobierno un día mantenga una postura conciliadora y al siguiente la contraria". Otro colega dispara con bala y dice que "es una buena maniobra para distraer a la gente del problema del paro". Un tercero recuerda que hay campaña electoral en País Vasco y Galicia y que la banca es "un blanco fácil". Lo que ha dolido es que la acusación proceda de Sebastián, que fue jefe del Servicios de Estudios del BBVA, "por lo que se supone que conoce bien el sector".

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, respaldó las palabras del ministro aunque con alguna matización. En su opinión, "expresan el sentir de muchas empresas".

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, se mostró también duro con la banca, a la que instó a "tomar conciencia", "estar a la altura" y a no mantener "una fría indiferencia" ante la crisis. En una rueda de prensa en Santander, Méndez dijo que "si tuvieran un poco de memoria, las entidades deberían devolver al pueblo español lo que aportó en su momento para que se sanearan los bancos y ahora Botín y González puedan pavonearse de sus beneficios en 2008".

El PSOE se sumó al alboroto. "Están en una posición lo suficientemente saneada como para abrir un poco más la mano", dijo el portavoz del Grupo Socialista, José Antonio Alonso. Mientras que el PP acusó al Gobierno de querer culpar ahora de la crisis a los banqueros en lugar de haberles exigido que den créditos como condición para concederles ayudas, informa Anabel Díez.

Aurelio Martínez, presidente del ICO, se quejó de la "falta de agilidad" de los bancos a la hora de adaptar sus sistemas informáticos para canalizar los créditos oficiales. Además, anunció que el ICO ha elevado al 12% la cobertura de fallidos de la moratoria hipotecaria, con un coste de 720 millones.

Las peticiones del Gobierno y las respuestas de la banca

- 1. Que se incremente el crédito.

El sector asegura que el crédito ha crecido

un 7% en 2008. "No se puede pedir más

porque la economía ha entrado en recesión", afirman.

- 2. Que no se corten las líneas de circulante para las "pymes" porque se forzaría el cierre de las empresas.

El ICO podría hacer más si aumentara y flexibilizara las actuales líneas para

pymes.

- 3. Que se apoye más a las empresas.

En esta crisis, a diferencia de la de 1992, se están evitando quiebras con la compra de activos.

- 4. Que haya más implicación en la crisis.

No se puede dar más crédito en plena recesión porque subiría la morosidad, quebrarían entidades y se dificultaría la salida de la crisis.

- 5. Que "devuelvan" el favor después

de haber recibido ayudas.

La subasta de activos y los avales del Gobierno no son ayudas sino dinero prestado a precio de mercado.

- 6. No es hora de grandes beneficios,

sino de esforzarse en dar créditos.

Si no hubiera beneficios, no se podrían dar créditos y no se ayudaría a las empresas.

- 7. "Que la banca nos saque de la crisis porque ellos nos metieron" (Sebastián).

Quizá ha habido entidades que han concedido mal los créditos y lo deben pagar con la subida de la morosidad y las provisiones. Incluso si alguna no puede seguir operando, debe ser intervenida por el Fondo de Garantía de Depósitos, que no tiene coste para el contribuyente. Pero la banca no ha hundido

a la economía, sino al revés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50