Garmendia se queda con la investigación sanitaria

Carlos Martínez sustituye a Bernat Soria en los grandes centros

El patronato de los tres grandes centros nacionales de investigación biomédica: el CNIO (oncología), el CNIC (cardiovascular) y CIEN (enfermedades neurológicas) ha quedado en manos del Ministerio de Innovación y Ciencia que dirige Cristina Garmendia. Con ello el Ministerio de Sanidad pierde otra de sus competencias. El traspaso de poderes se ha culminado con el nombramiento del secretario general de Investigación, Carlos Martínez, como nuevo presidente de los patronatos correspondientes, puesto en el que sustituye al titular de Sanidad, Bernat Soria. El traspaso ya ha sido efectivo en el CIEN, y está pendiente de realizarse en el CNIO (el más antiguo, para el que se fichó a Mariano Barbacid) y el CNIC, que tiene a Valentín Fuster al frente.

Expertos consultados por este periódico opinan que el traspaso era "esperado", pero "un error". Aunque oficialmente no ha habido protestas, la idea de alejar la investigación biomédica de las aplicaciones prácticas en los hospitales no gusta a muchos de los científicos. Hasta la creación del Ministerio de Innovación y Ciencia la idea que se consideraba en altas instancias de Sanidad era justo la contraria: acercar más los trabajos de los científicos a su parte práctica, aprovechando la estructura del Instituto de Salud Carlos III, estrechamente vinculado con el hospital del mismo nombre que está colindante con los centros de investigación y que es referencia en enfermedades infecciosas y tropicales, entre otras, aparte de ser el único centro público de la comunidad de Madrid que no está adscrito a una zona geográfica.

Además, muchos de los trabajadores del Carlos III dudan de que la integración en Ciencia sea una buena idea. "¿Qué sentido tiene quitarle a Sanidad las competencias de Salud Pública, Epidemiología o la Escuela Nacional de Salud?", ha dicho un alto cargo de este organismo.

Cuando se le ha preguntado, Soria ha negado que haya algún tipo de conflicto. "Es cuestión de poner las cosas en un bolsillo o en otro", ha dicho. Pero, como muestra del papel que el Carlos III juega, la web del Ministerio de Sanidad sigue siendo la vía de entrada en la del instituto, que, aparte de su tarea investigadora, lleva, por ejemplo, los registros de enfermedades de declaración obligatoria (desde gripe a meningitis o la variante humana del mal de las vacas locas).

Las tres joyas

- Los centros nacionales se plantearon como las bases de la investigación.

- El de oncología (CNIO) se creó en 1998. Para dirigirlo se fichó a Mariano Barbacid.

- El cardiovascular (CNIC) es de 2003. Su director es otro fichaje estrella, Valentín Fuster.

- El de enfermedades neurológicas (CIEN) lleva un año funcionando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50