Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cambio en la Casa Blanca | El equipo del presidente

El presidente electo estudia abrir su Gobierno a republicanos moderados

Obama quiere tener cerca a políticos con una amplia experiencia de gestión

El presidente electo de EE UU, Barack Obama, empezará a revelar la semana que viene algunos de los nombres que compondrán su equipo de gobierno. Según asesores cercanos al vencedor en las elecciones del martes, citados por la prensa estadounidense, Obama está considerando una lista conformada por gestores con amplia experiencia en el Gobierno federal, algunos de ellos del Partido Republicano, y políticos de fuera de Washington que representarían el cambio en torno al que el senador ha erigido su campaña.

Al nombre del representante de Illinois Rahm Emanuel, que ya ha aceptado el cargo de jefe de gabinete, se añade uno de los colaboradores más cercanos a Obama durante la campaña electoral: Robert Gibbs, que podría convertirse en portavoz de la Casa Blanca. Otro de los nombres que cobran fuerza es el de Timothy Geithner, presidente de la Reserva Federal de Nueva York desde 2003, al que muchos comentaristas consideran una opción viable para el puesto de Secretario del Tesoro.

El equipo incluirá a dirigentes alejados de Washington para recalcar el cambio

Geithner podría poner sus amplios conocimientos del sistema financiero al servicio de un presidente que se enfrenta a una de las crisis económicas más graves de la historia reciente norteamericana. Este experto en economía internacional sirvió en el Departamento del Tesoro entre 1988 y 2001, bajo presidentes republicanos y demócratas. Precisamente el nombre de uno de sus superiores de entonces, Lawrence Summers, último Secretario del Tesoro en la Administración Clinton, suena también como una sólida opción para el mismo puesto. Summers es un experto en economía internacional, un área valiosa para Obama en una época en que la crisis económica se ha convertido en un asunto que ha trascendido las fronteras norteamericanas.

Para lograr un plan coherente de retirada de Irak, Obama cuenta con varias opciones conectadas de alguna manera con el Partido Republicano. Una es mantener al actual secretario de Defensa, Robert Gates, que además fue director de la CIA entre 1991 y 1993, bajo el mandato de George Bush padre. Ya entonces se encargó de informar al nuevo presidente, Bill Clinton, de los desafíos internacionales a los que se enfrentaba en su nueva andadura en la Casa Blanca. Gates es, por tanto, un experto en transiciones de poder con el que compite otro republicano: el senador por Nebraska Chuck Hagel.

El nombre de Hagel, uno de los conservadores más críticos con la guerra de Irak, también se baraja como una opción para ocupar el puesto de secretario de Estado. Este senador es amigo personal de John McCain, pero no dio su apoyo al candidato republicano por su postura respecto a la guerra de Irak. En 2009 abandonará el Senado, ya que ha decidido no presentarse a la reelección. Richard Lugar, otro senador republicano crítico con Bush por su gestión de la guerra, podría hacerse con el puesto que ahora ocupa Condoleezza Rice.

En las cábalas, tanto Hagel como Lugar compiten con pesos pesados de la política estadoundiense, como el ex candidato presidencial y senador por Massachusetts John Kerry. Nombres familiares para la ciudadanía norteamericana han aflorado en estas quinielas. Entre ellos, Hillary Clinton, Caroline Kennedy, Colin Powell y el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson. Éste sería una opción viable para devolverle el favor a la comunidad latina, que eligió a Obama con un 67% de sus votos, según las encuestas a pie de urna.

"Cuando sea presidente, os pediré a muchos de vosotros que sirváis en todos los niveles de mi Gobierno", dijo el entonces candidato ante una organización hispana de Washington, el pasado mes de septiembre.

El hecho de que Richardson sea gobernador, desconectado en este momento de Washington -aunque en el pasado fuera secretario de Energía- es un punto a su favor. Janet Napolitano, gobernadora demócrata del conservador Estado de Arizona, es un nombre con muchas opciones para el puesto de fiscal general.

El favorito de los financieros

- Timothy Geithner, presidente de la Reserva Federal de Nueva York, es el preferido por la élite financiera de Estados Unidos para ocupar la Secretaría del Tesoro del futuro Gobierno de Barack Obama. Este judío neoyorquino, de 47 años, es un gran conocedor de Asia, donde ha vivido en India, Tailandia, China y Japón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de noviembre de 2008

Más información