Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cambio en la Casa Blanca | La primera rueda de prensa

Obama promete atacar de frente la crisis

El líder demócrata propone un plan de rescate para la clase media y para sectores como la industria del automóvil - "Es el mayor reto económico en nuestras vidas"

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, presentó ayer una serie de medidas destinadas a promover el crecimiento económico y aliviar los efectos de la actual crisis financiera, pero aseguró que ninguna de esas iniciativas entrará en vigor antes de que asuma la presidencia y que durante el tiempo que queda hasta esa fecha, el 20 de enero, se limitará a ayudar, no a dirigir. "Estados Unidos sólo tiene un presidente y un Gobierno", aseguró Obama en la primera conferencia de prensa que celebra desde que ganó las elecciones, el pasado martes.

Obama explicó que el mismo principio se aplica a la política internacional. Aunque ha recibido felicitaciones y propuestas de diálogo desde distintas partes del mundo, incluido Irán, el presidente electo recordó: "No soy presidente hasta el 20 de enero". Insistió, no obstante, en su posición contra el desarrollo nuclear en ese país.

"Algunas decisiones que tenemos que tomar no van a ser fáciles", afirma

Reiteró su posición contra del desarrollo nuclear de Irán

Obama, dijo que, probablemente, discutirá esos temas el próximo lunes con el todavía presidente, George W. Bush, en un encuentro que tendrán en la Casa Blanca, acompañados de sus esposas. Pero también afirmó que no acude a esa cita con el propósito de interferir en la gestión de la actual Administración "ni con voluntad de encontrar diferencias sino con el ánimo de ayudar". "Acudo con espíritu bipartidista y dispuesto a ver lo que ambos podemos hacer para corregir los problemas", dijo Obama.

Aseguró, eso sí, que "inmediatamente después" de asumir el cargo, su Administración adoptará una serie de iniciativas destinadas a mejorar la economía. Esas medidas, explicó, están pensadas con cuatro objetivos: crear un plan de rescate para la clase media, apoyar a otros sectores de la economía que se están viendo afectados por la crisis financiera, especialmente el de la industria del automóvil, revisar las medidas tomadas hasta ahora para estabilizar los mercados financieros y fortalecer la economía.

Obama no ofreció detalles sobre esos proyectos. Calificó la situación actual como "la peor crisis que había conocido" en su vida y admitió que será una dura tarea hacerle frente. Anticipó que "algunas de las decisiones que tenemos que tomar no van a ser fáciles" y, pese al complicado horizonte con el que le toca gobernar, transmitió su confianza en que su presidencia "tendrá un impacto positivo" sobre la crisis existente.

Con relación a los nombramientos de los altos cargos de su Administración se limitó a decir que "serán anunciados cuando estén decididos". Pero aportó algunas otras informaciones de interés en estas jornadas de obamamanía. Dijo que su familia todavía no había tomado una decisión sobre el perro que les acompañará en la Casa Blanca -tema estrella en Internet- y que tendrán que tener dos consideraciones al respecto: que una de las hijas, Malia, es alérgica a los animales, y que se dé prioridad a un perro de adopción. "Un chucho es más como yo", declaró el próximo presidente de Estados Unidos.

Obama compareció ante los periodistas después de una reunión de varias horas con un grupo de 17 asesores económicos que han estado a su lado a lo largo de la campaña electoral. Entre ellos están las dos figuras que más insistentemente son mencionadas como posible próximo secretario del Tesoro: Lawrence Summers, un antiguo ocupante de ese mismo puesto durante la Administración de Bill Clinton, y el actual presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Timothy Geither. Éste último ganó gran crédito entre los expertos durante el terremoto financiero del mes pasado.

Otros participantes en la reunión fueron el también ex secretario del Tesoro Robert Rubin; Paul Volcker, ex presidente de la Reserva Federal; el alcalde de la ciudad de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa; Robert Reich, ex secretario de Trabajo; William Daley, ex secretario de Comercio; William Donaldson, ex presidente de la agencia reguladora de los mercados financieros (SEC); Laura Tyson, ex presidenta del Consejo de Asesores Económicos; el inversor y presidente de Hathaway, Warren Buffett, y los jefes ejecutivos de las empresas Time Warner, Google, J. P. Morgan y de la cadena de hoteles Hyatt. También asistió la gobernadora del Estado de Michigan, Jennifer Granholm, que se opone al plan de 700.000 millones de dólares (medio billón de euros) para el rescate de Wall Street impulsado por el Gobierno de George Bush y apoyado por el propio Obama.

La reunión estuvo precedida por el anuncio del dato del aumento del desempleo hasta el 6,5% después de haberse perdido más de 240.000 puestos de trabajo en el mes de octubre, el peor resultado en 14 años, lo que por sí sólo habla de las consecuencias que la crisis financiera está teniendo sobre la economía en general. Obama abrió su intervención aludiendo a esta situación.

La euforia que la victoria electoral de Obama desató entre gran parte de la población no ha sido reflejada todavía en la economía, y, aunque la Bolsa de Nueva York se mantuvo ayer al alza durante todo el día, esto no pudo compensar ni ligeramente las fuertes pérdidas que se habían registrado durante los dos días anteriores.

Los asesores económicos

Barack Obama y su vicepresidente electo, Joe Biden, se reunieron ayer con los miembros de su equipo de transición en temas económicos.

- David Bonior, congresista demócrata por Michigan desde 1977 hasta 2003.

- Warren Buffett, considerado a sus 77 años el hombre más rico del mundo, es presidente de Berkshire Hathaway, conglomerado de empresas cuyo núcleo lo forman las compañías de seguros.

- Timothy Geither, presidente de la Reserva Federal de Nueva York.

- Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal desde 1979 a 1987.

- Robert Reich, ministro de Trabajo con Clinton desde 1993 a 1997.

- Eric Schmidt, presidente y primer ejecutivo de Google.

- Jennifer Granholm , gobernadora de Michigan.

- Penny Pritzker, presidenta de una división de la cadena de hoteles Hyatt.

- Roger Ferguson, ex vicepresidente del consejo de Gobernadores de la Reserva Federal.

- Antonio Villaraigosa, alcalde de Los Ángeles.

- Lawrence Summers y Robert Rubin, ex secretarios del Tesoro con Clinton.

- Otros miembros: William Donaldson (ex presidente de la agencia reguladora de los mercados financieros), William Daley, ex secretario de Comercio, Anne Mulcahy (presidenta de Xerox), Laura Tyson (ex presidenta del Consejo de Asesores Económicos) y Richard Parsons, (presidente de Time Warner).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de noviembre de 2008

Más información