El presidente de Feplac defraudó ayudas por ataques de lobos

La Consellería de Medio Ambiente estudia presentar una denuncia por estafa contra la explotación que regenta en Mesía el presidente de la Federación de Productores Lácteos, Xaquín López. Los informes de la Xunta concluyen que alguien en la granja intentó simular un ataque de lobo a una vaca para cobrar las ayudas que ofrece la Administración para paliar los daños que este animal ocasiona a los ganaderos. La necropsia de los veterinarios de la Xunta revela que la res falleció por causas naturales y que alguien optó por aparentar las mordeduras haciendo cortes con un cuchillo en el vientre de la vaca. El informe concluye que las incisiones limpias, sin desgarros, son muy diferentes de las que producen los dientes del lobo.

A mediodía de ayer, antes de que se conociera la notoriedad pública del propietario de la granja, el director general de Conservación de la Naturaleza, José Benito Reza, confirmó a TVG el intento de estafa. "Parece evidente la manipulación del cuerpo cuando el animal ya estaba muerto porque el tipo de corte es muy diferente al que presentan las vacas atacadas".

La organización Feplac adquirió protagonismo durante la crisis de las vacas locas. Después de que la Xunta enterrase cientos de reses en una vieja cantera de su municipio, el propio Xaquín López desafío la prohibición del Gobierno que presidía Manuel Fraga y enterró ante los medios de comunicación una res para denunciar que nadie acudía a recogérsela. Otro de sus dirigentes, el secretario general, Manuel Bouzas, fue detenido el pasado julio acusado de enviar cartas de extorsión a empresarios para cobrar el impuesto revolucionario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 31 de octubre de 2008.