Reportaje:Premios Príncipe de Asturias

Fabada, insignias y otras solemnidades

En la procesión matinal de la fiesta de los Premios Príncipe de Asturias no faltó nadie al banquete. Todos fueron recibidos puntuales a las 12.00 para ser condecorados con la insignia y hacerse la foto oficial. Doña Letizia se la colocó personalmente a Ingrid Betancourt (Concordia), que se retiró pronto de la comida, como el venezolano José Antonio Abreu (Artes) y Rafa Nadal (Deportes). Había que descansar del protocolo antes de la recogida. La tarde iba a ser tan emocionante como tensa.

Pero el tenista dejó allí a toda su familia, con sus padres, Sebastià y Ana María, el tío Toni, su entrenador, que sonreía y departía con Ana Patricia Botín, y el ex futbolista Miguel Ángel Nadal agotando las reservas de dulce. Al abuelo Rafael, ese melómano que ha dirigido orquestas en Baleares, lo que más le entusiasmaba era comentar con quien se acercara el concierto del jueves y la actuación del director musical, Gustavo Dudamel: "No es fácil escuchar a Mahler en Mallorca y este chico es una bestia". ¿Un Rafa Nadal de la batuta? "¡Y tanto!", comentaba el patriarca del clan tenístico número uno del mundo.

Los premiados disfrutaron de un banquete con los príncipes de Asturias

Más información

Disfrutaban de lo lindo su día de gala. El día en que el prodigio se puso corbata y andaba más perdido con esas obligaciones de la agenda que un fallido juego en blanco. Contemplaba el techo del salón Covadonga, antigua capilla de gala del hotel Reconquista, junto a la escritora Margaret Atwood (Letras) sin intercambiar palabra.

A la autora canadiense no le debe ir tanto el tenis como el arroz con leche que degustó ayer, encantada de la vida. Ella fue la que más aguantó en la primera comida del día, junto a Tzvetan Todorov (Ciencias Sociales) y los científicos -Sumio Lijita, Shuji Nakamura, Robert Langer, George M. Whitesides y Tobin Mark-, que han logrado el de Investigación Científica y Técnica.

Pero la sorpresa del día la dio Larry Page, inventor junto a Sergey Brin de Google, que finalmente acudió a recoger el premio de Comunicación y Humanidades. Cuando los Príncipes le enseñaron por la mañana su insignia, el ingeniero que cambió el mundo desde un garaje hace 10 años con mucho frío, les mostró el nuevo teléfono que Google ha lanzado al mercado. No perdió prenda Mr. Page. Antes, desgranó junto a un grupo de periodistas los nuevos retos de esos universos paralelos -el real y el virtual- que se unifican en la búsqueda del conocimiento mediante lo que él llama "código abierto". ¿Hasta dónde llegará su invento? "Empezamos con 30 millones de páginas registradas, hoy contamos con una cantidad que es estúpido contar por lo apabullante", comentaba.

Buscando, buscando, tanto Page como el resto de premiados se topó también con una especie de universo Google de brazos, piernas y trajes de gala. Un plantel en el que destacaban empresarios, políticos, altos mandos militares y policiales, científicos y gentes del arte, que paseaban por los salones del Reconquista degustando fabada, quesín, mariscos, fiambres, ensaladas y dulces de chuparse los dedos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50