Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

5.000 obreros salen a la calle en contra del ERE en Nissan

Unos 5.000 trabajadores -10.000 según los sindicatos- tomaron ayer la Via Laietana de Barcelona, el centro neurálgico de las movilizaciones sociales en la capital catalana, para protestar enérgicamente en contra de los 1.680 despidos anunciados por Nissan Motor Ibérica en sus fábricas de la Zona Franca y Montcada i Reixach, y exigir a la Generalitat que rechace el expediente de regulación de empleo (ERE), que la empresa todavía no ha presentado, y que acabe con lo que definieron como "terrorismo empresarial". Los trabajadores estuvieron arropados por los máximos líderes sindicales, que advirtieron de que se trata del "inicio de un gran conflicto social".

Varias tracas dieron el pistoletazo de salida a una sonora manifestación que se desarrolló con normalidad hasta la plaza de Sant Jaume pese a la crispación que ha provocado el anuncio de Nissan entre la plantilla. Los trabajadores de la multinacional se dejaron oír, pese a que el secretario general de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, considere, según dijo ayer en Mérida, que la situación económica "no se arregla con una romería ni con ir a Lourdes".

"Es el inicio de un gran conflicto social en Cataluña y una seria advertencia a las empresas que quieren aprovechar la crisis de forma oportunista para echar a gente de forma injustificada", afirmó el líder de CC OO en Cataluña, Joan Coscubiela. En la marcha también participaron trabajadores de otras empresas afectadas con ajustes laborales, como Seat, Pirelli, Tyco, Acciona y Esteban Ikeda.

"No hay derecho que después de dos semanas, estemos igual. Nissan está practicando terrorismo empresarial. No hay otra manera de definir una situación que está llevando a miles de familias a la desesperación", sentenció su homólogo en UGT, Josep Maria Álvarez. La secretaria general de la USOC, también estuvo al frente de la movilización, que contó con el apoyo de sólo dos políticos: Joan Herrera, diputado al Congreso por ICV, y Jordi Miralles, diputado al Parlament por EUiA.

Varios integrantes del comité de empresa de Nissan se reunieron durante 20 minutos con un asesor del presidente de la Generalitat, José Montilla, quien se comprometió a convocarlos lo "lo antes posible". El acto reivindicativo finalizó con la lectura de un manifiesto en defensa del empleo en Nissan y del sector industrial catalán.

La consejera de Trabajo, Mar Serna, coordina desde hace una semana, por encargo del presidente del Gobierno catalán, un grupo de trabajo integrado por los departamentos de Trabajo, Innovación y Economía para hacer frente a la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de octubre de 2008