Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ELENA ESPINOSA | Ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino

"No cabe más debate nuclear"

No es mediática ni muy conocida, pero es uno de los miembros del Gobierno con más poder: cambio climático, costas, agua, agricultura y pesca están en sus manos

La unión de las carteras de Medio Ambiente y Agricultura en esta legislatura desconcertó a ambos sectores y desató las críticas por supuesta desatención. ¿Podía la ministra que defendía agua barata para los agricultores pasar a abogar por su carestía para bajar el consumo? ¿No eran ambos intereses muy contradictorios? Han pasado cuatro meses y los sistemas informáticos de ambos departamentos, por ejemplo, aún no son compatibles. Pero Espinosa (Ourense, 1960) está segura de que es la apuesta más moderna y racional posible.

Pregunta. Usted pasa de los piratas a los linces o la colza a velocidad de vértigo. ¿No son demasiadas competencias?

Respuesta. No, en absoluto. Se consigue mayor integración de todas las políticas y horizontalidad. En Europa somos en este momento un referente de envidia sana de muchos países que están estudiando copiarlo.

"La energía nuclear tiene limitaciones. El uranio también es escaso"

"Yo defiendo los biocombustibles como una energía renovable"

"Trabajamos, según la directiva, para que cada cuenca sea autosuficiente"

"No estamos estudiando otro trasvase del Tajo desde Extremadura"

"En 2010 prohibiremos las bolsas de plástico no biodegradables"

"Si Daimiel pierde su condición, tendremos que desprotegerlo"

"La subida de los cereales no se justifica con los biocombustibles"

"Está prevista la reforestación con 45 millones de árboles"

P. Los agricultores se quejan de la desaparición del nombre de Agricultura y los ecologistas dicen que ha bajado la atención al medio ambiente.

R. Las críticas han venido de las dos partes y al final de la legislatura la gente lo tomará con absoluta normalidad. Son dos choques: agricultura es una de las primeras actividades económicas de país, y el concepto medioambiental es mucho más moderno. ¿Qué les explico yo? Pues que la atención se intensificará bajo una única responsabilidad.

P. El PSOE de Castilla-La Mancha, de acuerdo con el PP, ha fijado en su Estatuto el fin del trasvase de agua del Tajo al Segura. ¿Lo va a permitir?

R. Algunos creen que la única aportación de agua que se puede hacer es a través de un trasvase. Quizá esto venga también de un concepto antiguo, que era o el embalse o el trasvase. Afortunadamente tenemos muchas más aportaciones de agua que hace unos años: aguas recicladas, que se pueden utilizar gracias a un decreto de 2007, o desaladoras, donde España puede presumir de tener en marcha casi 32 plantas que nos van a aportar 800 hectómetros cúbicos en 2010.

P. Pero menos mal que ha llovido este año, porque las desaladoras no llegaban a tiempo, por ejemplo ante la sequía en Cataluña.

R. Canarias o Baleares empezaron hace muchos años y hoy no les daríamos un sobresaliente. Pero las nuevas plantas consumen un 15% de energía respecto a las que teníamos antes, y el agua la estamos probando -señala los botellines de agua servidos en la mesa-. Nuestras empresas hoy son líderes en desalinización, están en nuevos proyectos de I+D+I, apoyados por el Gobierno, y nos van a meter en una senda de modernización y de mejor aprovechamiento en todos los sentidos. Este año sucedió que las desaladoras no habían finalizado, en algún caso por falta de licencia municipal o algún problema con alguna comunidad autónoma, ya se ha solucionado. Pero en cuanto a las reservas no estamos mejor de lo que estábamos el año pasado.

P. ¿Va a permitir que Castilla-La Mancha fije el fin del trasvase Tajo-Segura?

R. El estatuto no ha entrado todavía en el Congreso y debemos esperar.

P. ¿Pero su objetivo es...?

R. A partir de ahí se adoptará la decisión.

P. Pero su objetivo es eliminar ese punto.

R. Mientras no esté presentado en el Congreso, creo que no debemos dar ninguna opinión.

P. Pero las cuencas que discurren por varias comunidades, como la del Tajo, son competencia del Gobierno, luego sí tiene potestad para opinar.

R. Entrará en unos días en el Congreso. La gestión de toda la cuenca sigue siendo competencia del Estado. En el Tajo, desde luego, eso es incuestionable. El Tajo no es solamente de Castilla-La Mancha; afecta a más comunidades autónomas, y su gestión seguirá en manos del Gobierno.

P. ¿Con las nuevas fuentes de agua, como las desaladoras, se va a resolver el déficit estructural en la cuenca del Segura? ¿Las cuencas van a ser autosuficientes?

R. Trabajamos, según la directiva marco, para que cada cuenca sea autosuficiente en la medida de lo posible. Estamos poniendo en marcha los planes de gestión de cuenca, con participación de ONG ecologistas, organizaciones agrarias, sindicatos, empresarios, ayuntamientos, comunidades autónomas, representantes económicos y sociales. Es el gran foro de debate que nos llevará a tomar todas las decisiones. Y esto pasa por dos fases. Primero, una radiografía que incluya los usos de ese agua, si es industrial, etcétera. A partir de ahí veremos con lo que contamos hoy y qué más podemos aportar. Si estamos hablando de la zona del Segura, sabemos que el agua de la cuenca no es suficiente hoy, en el mejor de los casos alcanza un 50% de las necesidades. Del otro 50%, vamos a tener una parte muy importante cubierta ya por las desaladoras, cuando funcionen. Vamos a ver qué parte podemos aportar de regeneración de aguas, y del regadío. Con el primer plan de choque de modernización de regadíos vamos a conseguir un ahorro prácticamente idéntico a lo que habría supuesto el derogado trasvase del Ebro. Y vamos a empezar a elaborar ya el segundo plan de modernización de regadíos. Y a partir de ahí tenemos que ir casando los números y empezar a hacer este encaje en cada una de las cuencas hidrológicas.

P. La factura eléctrica ha subido y va a subir, y esto puede afectar al precio del agua desalada. ¿En qué medida hace falta pagar más caro por el agua que bebemos?

R. Éste es efectivamente un debate abierto. No tenemos todavía esa cultura que hace falta trasladar a la sociedad. Yo siempre le digo a la gente que mire lo que está pagando por otros servicios que sí son prescindibles y posiblemente se encuentre que esté pagando una cuarta parte de lo que paga por un bien de necesidad. Desarrollaremos en los próximos meses con las Comunidades autónomas medidas consensuadas.

P. ¿Para consumir menos y pagar más?

R. Hay que profundizar mucho en dónde puede estar el ahorro y actuar ahí.

P. ¿Para la agricultura también?

R. Hasta 2010 no se repercutirá el 100% del coste del agua en la agricultura y a partir de ahí también se hará un análisis de sensibilidad para ver aquellas zonas que podrían acogerse a esas excepcionalidades que la directiva comunitaria del agua recoge.

P. ¿Está descartado el trasvase del Tajo medio, en Extremadura, al Guadiana y al Segura?

R. Tenemos que ver. Tenemos que trabajar de cara a un futuro. Pero nosotros no queremos descartar nada.

P. Es decir, que no descartan más trasvases.

R. No descartamos nada salvo un principio muy claro: que sean medioambiental y económicamente sostenibles y aceptados por la mayor parte de la ciudadanía. En este momento tenemos encargado un estudio a expertos sobre un trasvase del Ródano, lo único que se ha pedido.

P. Pero para saber si un trasvase es viable y sostenible habrá que estudiarlo. ¿Van a estudiar el trasvase de Extremadura a Murcia?

R. Aquí no ha llegado.

P. Llegó la legislatura pasada.

R. Ya digo, nosotros, desde luego no lo estamos estudiando ni está planteado en esta legislatura de una forma oficial, pero a partir de ahí, si lo plantean lo hablaremos.

P. Su predecesora, Cristina Narbona, puso en marcha una estrategia de sostenibilidad, para recuperar el dominio público de la costa. ¿Cuál es su política respecto a esto? ¿Quiere coger ese testigo, va a seguir con ese trabajo de recuperar el litoral?

R. Sí, tenemos una Ley de Costas de 1988, que tenemos que cumplir. Es cierto que en esa ley hubo un paréntesis de ocho años, del PP y que Narbona tuvo que retomar el tema desde los niveles de 1996. Actualmente tenemos deslindado el 83% de la costa. Hay bastantes zonas de costa que están sometidas a procesos judiciales, no nos queda más remedio que esperar las sentencias, y otras que intuimos que van a llevar al mismo camino. Eso no significa abandonarlo, eso significa que habrá zonas donde se pueda avanzar más rápido y zonas donde se pueda avanzar menos. También seguimos el camino que inició Narbona de acuerdos con las comunidades para poner en marcha la sostenibilidad de la costa. Hay convenios ya firmados con Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Galicia y Valencia. Y otros muy avanzados con País Vasco, Andalucía, Murcia y Cataluña. Todos tenemos que implicarnos porque, si no, podríamos llegar a situaciones un poco esperpénticas. Y en tribunales, hemos ganado prácticamente todo.

P. Los afectados se quejan de que hay demoliciones de chiringuitos, algún chalet, vallas, pero cuando hay un edificio o un gran hotel con sentencia, contra eso parece que no se actúa.

R. No, hay incluso varias actividades industriales que se han demolido.

P. También hay sentencias que luego las administraciones no las cumplen. ¿Qué puede hacer ahí el Gobierno ante administraciones que no ejecutan las sentencias de demolición?

R. Si son competencias de la comunidad autónoma, nada. Y si son competencias municipales, tampoco.

P. Instar al fiscal...

R. Es como si yo sé que han condenado a su medio de comunicación por un despido y voy allí y le ordeno al director del periódico que readmita al trabajador.

P. ¿Cómo se va a resolver el Algarrobico?

R. Hemos entregado la sentencia a los servicios jurídicos para que nos digan cuál es el camino que debemos seguir.

P. ¿Cómo aspira a cumplir los compromisos del protocolo de Kioto sobre el cambio climático? Llevamos un nivel de emisiones del 50% más que en el año 1990, que es la referencia. ¿Qué plan tiene para ponernos de verdad a reducir emisiones?

R. El plan que se aprobó en la legislatura pasada y que tenemos que seguir reforzando con actuaciones horizontales. Por primera vez el crecimiento de emisiones es inferior al nivel de crecimiento del PIB, ahí se empiezan a apreciar las primeras mejorías. Son tenues, sí, es cierto, pero no son medidas que se puedan notar inmediatamente. En dos o tres años empezaremos a ver los resultados reales y tendremos que ir más allá, con más temas de residuos. Estoy convencida de que sí vamos a alcanzar los objetivos.

P. ¿Cuándo? Es una afirmación muy contundente.

R. Vamos a alcanzar los objetivos, porque también hay actuaciones que están sin articular y que estamos trabajando: movilidad, que es competencia de los ayuntamientos y las comunidades, con los que estamos empezando a trabajar. Lo vamos a conseguir.

P. Pero sólo comprando derechos de emisiones. Y son malos tiempos para las compras. Imagino que Solbes no estará muy contento cuando se entere de que tiene que desembolsar más dinero.

R. Desde la pasada legislatura se han venido adquiriendo.

P. Sí, pero a medida que nos acercamos a 2012-20 hay que hacer cuantitativamente mucho más, porque nos hemos ido alejando.

R. Hasta la pasada legislatura no había medidas eficaces para caminar hacia el cumplimiento de Kioto; nos quedan otras por poner en marcha, por ejemplo la reforestación con 45 millones de árboles que acabamos de aprobar; y eso se combinará con la compra de emisiones que, no nos vamos a engañar, se tendrán que llevar a cabo.

P. ¿En movilidad es partidaria de reducir límites de velocidad?

R. La combinación de educación para reducir entre un 15% y 20% del consumo con la misma velocidad; de hábitos de compra de vehículos más ecológicos; de un cambio de mentalidad; con los municipios y ciudades comprometidos... Es un cambio de mentalidad que empiezan a asumir las administraciones. Hablo de una combinación de factores cuyos resultados van a ser mucho mejores que si sólo estás hablando de reducción de velocidad.

P. ¿Hay que alargar la vida útil de las centrales nucleares?

R. Ése es un tema en el que no cabe más debate: el presidente del Gobierno ha dicho clarísimamente cuál es la postura de este Gobierno con respecto a las nucleares, para que ya la gente tampoco intente distorsionar determinadas informaciones. Quiero señalar un dato positivo: en 2007 por primera vez la producción eléctrica de energías renovables en España ha superado en dos puntos a la energía nuclear. Eso nos confirma que vamos por buen camino y que nuestra apuesta es por las renovables. Y en el tema de las nucleares, el uranio también es un bien escaso que no es renovable. Hay una tendencia a no clasificar la energía nuclear como una energía que también tiene sus limitaciones por los propios elementos o los inputs de producción. No sólo el petróleo se puede acabar, el uranio también se puede acabar. Aquí hemos pasado la primera fase en energías renovables, tenemos una tecnología muy buena y yo creo que nos queda dar el gran paso en alguna de ellas, el gran salto de evolución y de innovación tecnológica en la fotovoltaica.

P. El presidente del Gobierno dice que no se debe prolongar la vida de las centrales nucleares salvo necesidades energéticas imperiosas, y eso es lo que cada uno interpreta como quiere.

R. Pero si por primera vez, en 2007, cuando aún estamos en los años de menos desarrollo tecnológico, hemos logrado estas cifras, ahora es cuando podemos hacer el gran salto de las energías renovables.

P. ¿Cree que los biocombustibles pueden suponer una salida para el campo español? ¿Qué opina de las críticas que les atribuyen el encarecimiento de los alimentos?

R. Yo soy una defensora de los biocombustibles como una energía renovable y alternativa más. Es cierto que hay un debate abierto sobre el encarecimiento de los alimentos. Y quiero decir dos cosas: primero, lo que se destina en Europa a biocombustibles no llega al 5%. Esto no justifica el incremento del precio de los cereales mayoritariamente. Y segundo: uno de los alimentos que ha subido más el año pasado es el arroz y el arroz no se destina para biocombustibles. Pero dicho esto, a mí no me importa abrir en España un debate sobre los biocombustibles. Debemos consolidar las empresas que tenemos y dar un salto a los biocombustibles de segunda generación. Pero aquí pasa como en el resto de las energías renovables o las desaladoras. Si no hubiéramos tenido la primera, no hubiéramos tenido hoy la tecnología más moderna y las empresas más modernas. Debemos producir biocombustibles de segunda generación con productos que no interfieren en la alimentación. Debemos profundizar en biomasa, no sólo en limpieza de los bosques, sino en la utilización de residuos, con lo que cerraríamos un ciclo perfecto.

P. ¿Van a penalizar las bolsas de plástico?

R. Nuestra idea es que a partir del año 2010 no se utilicen las bolsas de plástico, me refiero a las no biodegradables. Avanzaremos en dos líneas paralelas: en el uso de bolsas biodegradables y en la reutilización de bolsas, estamos hablando de cantidades muy importantes que se utilizan en este país. Tendríamos que ir con esos sistemas paralelos para alcanzar el objetivo que nos proponemos a partir del año 2010.

P. ¿Se legislará la prohibición?

R. Si estamos hablando de que nuestra idea es, y en nuestro programa electoral lo hemos dicho, que a partir de 2010 no se utilicen, salvo que sean biodegradables, tienes que ir lógicamente a una prohibición de las no biodegradables. Si conseguimos antes los objetivos, al final la ley debe ser simbólica, ahí queremos ganar tiempo. Y de hecho, ya lo están viendo, algunos centros comerciales están empezando a colaborar.

P. Si el plan especial del alto Guadiana no da frutos o no tantos como se espera, ¿descatalogará el parque nacional?

R. Hombre, si pierde las condiciones tendríamos que hacerlo, pero los planes se hacen para que tengan resultados. Hasta ahora tampoco se había hecho... se había hecho algo, pero muy poquito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de septiembre de 2008