Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Los culpables del sistema menos malo

Dijo Churchill: "La democracia es el menos malo de los sistemas políticos", lo cual se podría asimilar al capitalismo como la fórmula menos mala, aunque al ver el funcionamiento y resultado del sistema en la meca del capitalismo, los EE UU, no se puede evitar el comentario de que muy mala debe ser la alternativa.

El comunismo murió por su corrupción y la inviabilidad de aplicar sus simetrías, eliminando la competencia con los monopolios, pero el capitalismo lleva ya muchas muertes y desgracias por culpa de la avaricia desbocada, los artificios financieros, la especulación sin límites, la intermediación inútil y los corruptos, tramposos y egoístas que no ven más allá de sus intereses.

La "primera potencia mundial", o sea el país de Bush, que no para de repetirnos su primacía militar y comercial, hace ya tiempo que también lo es en quiebras escandalosas y multimillonarias (años 2001 y 2002 quebraron los gigantes Enron y WorldCom), pero no lo es en controles y vigilancia de los excesos de ciertos empresarios.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Ahora, el préstamo usurero de las hipotecas subprime ha acabado con la quiebra de varios bancos y empresas del negocio hipotecario, a dos de las cuales ha ayudado la Reserva Federal, aplicando lo de "privatizar las ganancias y socializar las pérdidas".

Ayer, Merrill Lynch y Lehman Brothers, dos de los grandes bancos americanos, quebraron, aunque el primero se salvó al ser comprado por el Bank of America, y parece que varias grandes aseguradoras están en peligro.

Esperemos que los tribunales busquen a los culpables, que los hay, para que paguen con sus patrimonios parte del daño que han hecho al mundo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS