Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Entre copas por las bodegas de la región

La Comunidad quiere que los madrileños se lancen al enoturismo

Esta vendimia no será posible, pero para la próxima habrá lanzamiento promocional. Los vinos de Madrid se lo merecen. Ya lo han certificado los enólogos y los gourmets: ocho vinos de la región alcanzaron galardones este año en los prestigiosos premios Bacchus. También lo sabe la Comunidad, y ha emprendido una campaña de fomento del enoturismo para que los consumidores no sólo se lancen de excursión por otros territorios expertos en estas lides (La Rioja, la ribera del Duero, el Penedés...).

"Hay vinos buenísimos y las bodegas están aquí al lado. Es un plan fantástico para el fin de semana", decía el pasado jueves, entusiasmada, Concha Guerra, viceconsejera de Cultura y Turismo, al anunciar el Plan de Enoturismo de la Comunidad.

La denominación de origen Vinos de Madrid abarca 45 bodegas

Para ejemplarizar el atractivo vinícola de la región, el anuncio fue en Aranjuez. Allí hay dos bodegas atractivas por su emplazamiento en espacios singulares y por la calidad de sus vinos. Una es el Real Cortijo de San Isidro, creada por Carlos III en 1782, situada en una vega junto al río Tajo y con 300 metros de cuevas. La otra bodega es El Regajal, cuyas viñas están en un paraje paraíso de las mariposas (por allí vuelan 75 de las 225 especies de la Península). Su silueta, trazada con una mancha de vino, es el logo de las botellas.

Construida con fines de despensa real -vinos, aceites y hasta seda (de los gusanos criados en las huertas cercanas)-, la real bodega ha sufrido distintos avatares a lo largo de los años. Búnker durante la Guerra Civil, criadero de champiñones, vaquería, almacén de alfalfa... Las paredes de las cuevas fueron encaladas, y lagares, tinajas y suelos, destruidos... Ahora, en sus 187 bóvedas subterráneas reposan y envejecen los caldos en unas condiciones de excelencia, según los enólogos, de temperatura ideal: 15° y 70% de humedad.

La recuperación de la vieja bodega del monarca ilustrado para su finalidad original, "elaboración y crianza de vinos", se inició en el año 2000 por la nueva sociedad arrendataria: Cuevas del Real Cortijo de San Isidro (www.realcortijo.com). En sus barricas de roble envejecen vinos de otras regiones y lo etiquetan personalizado para los miembros de su club, pero su producción estrella (sólo 5.000 botellas anuales) es una criatura de Madrid (con uva tempranillo, merlot, cabernet sauvignon y syrah): el Homet Reserva, premiado con el Viña de Madrid de Plata en 2007 y medalla de oro en Bacchus 2008.

Las mismas uvas son la base del vino de El Regajal, una bodega moderna con 40.000 botellas anuales de un tinto de personalidad frutal. Además de llegar a mesas nacionales, se bebe en Suiza, Estados Unidos y Holanda. Su aportación a la cultura del vino "será didáctica, más centrada en que la gente conozca el trabajo de campo y viva el proceso de elaboración que sólo en una cata", avanza el propietario y gerente de El Regajal, Daniel García Pita.

Aranjuez, Navalcarnero, Colmenar de Oreja, San Martín de Valdeiglesias, Chinchón... El mapa vinícola madrileño es amplio (19.000 hectáreas de viñedo), y generalmente vinculado a localidades de atractivo histórico, monumental y paisajístico. Abarca 54 municipios, dentro de las subzonas de Navalcarnero, San Martín de Valdeiglesias y Arganda (a la que pertenecen las bodegas de Aranjuez). La ruta inicial de la Comunidad abarca 13 de las 45 bodegas de la región. No todas tienen instalaciones preparadas para las visitas frecuentes y numerosas de público, y asimismo se precisan facilidades de restauración y de alojamiento. La revisión y el sello de calidad de las capacidades enoturísticas las certifican los expertos.

La aportación de especialistas corre a cargo del Consejo Regulador Denominación de Origen Vinos de Madrid (dependiente de la Consejería de Medio Ambiente), que preside Juan Bautista Orusco (tercera generación de bodegueros madrileños). La iniciativa cuenta con la colaboración de la Cámara de Comercio de Madrid.

Mientras el plan de enoturismo se pone en marcha, los madrileños que quieran ir investigando la región entre copas pueden recopilar datos en www.vinosdemadrid.es, aunque la web estará inactiva dentro de poco para ser actualizada con los encantos de las uvas de la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de agosto de 2008