Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto del Cáucaso

Occidente acusa al Kremlin de violar todas las normas internacionales

El Reino Unido impulsa una "gran coalición contra la agresión a Georgia"

El reconocimiento de la independencia de las regiones georgianas de Abjazia y Osetia del Sur por parte de Rusia ha suscitado una respuesta tan generalizada como unánime en Occidente: la condena más absoluta. Los países europeos y Estados Unidos, la UE, la OTAN o la OSCE expresaron ayer su repulsa, recordaron que la integridad de Georgia está reconocida en varias resoluciones de la ONU y advirtieron a Rusia que esa violación de la legalidad internacional tendrá consecuencias.

Condoleezza Rice asegura que la decisión rusa "ha nacido muerta"

Reino Unido dio ayer el primer paso al impulsar una coalición "lo más amplia posible contra la agresión rusa a Georgia", según dijo el ministro británico de Exteriores, David Miliband. Con esta decisión "inaceptable e injustificable", añadió, "Rusia no ha tomado en cuenta las opiniones de cientos de miles de georgianos forzados a abandonar sus hogares en los dos territorios".

Para aglutinar esa coalición, Miliband ha activado su agenda diplomática y se trasladará hoy a Ucrania, visita que cobra especial simbolismo una semana después de que el ministro británico declarara que "es correcto ver las candidaturas de Georgia y Ucrania a ingresar en la OTAN como parte de un proceso de reconstrucción de estos países". Un espaldarazo que irritaba en Moscú, radicalmente opuesto a una nueva ampliación de la Alianza Atlántica.

El secretario general de este organismo, Jaap de Hoop Scheffer, salió ayer en defensa de "la soberanía y la integridad territorial de Georgia" y señaló que las acciones de Rusia "ponen en tela de juicio su compromiso con la paz y la seguridad en el Cáucaso". Al reconocer a las dos regiones separatistas, añadió De Hoop Scheffer, "Rusia viola numerosas resoluciones de Naciones Unidas que ella misma ha firmado".

Este aspecto fue destacado también por la secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice. "Abjazia y Osetia del Sur son parte de las fronteras internacionalmente reconocidas de Georgia, y así van a seguir", dijo en la ciudad cisjordana de Ramala. Desde el momento en el que EE UU forma parte del Consejo de Seguridad de la ONU, la resolución de Rusia "ha nacido muerta".

Numerosos países fueron sumando ayer sus voces para reclamar al Kremlin que acate la normativa internacional y cumpla el alto el fuego auspiciado por la UE.

La presidencia de la Unión, que ostenta Francia este semestre, condenó "firmemente" la decisión del presidente ruso, Dmitri Medvédev, y anunció que examirá sus consecuencias.

Los jefes de Estado europeos han sido convocados por el francés Nicolas Sarkozy el próximo lunes en Bruselas para fijar una posición común. Alemania y Polonia ya han expresado su deseo de que la condena y las resoluciones sean contundentes. De momento reina el consenso en las declaraciones emitidas ayer desde las capitales europeas, que quedan condensadas en las palabras del primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt: "La decisión rusa significa una violación deliberada del derecho internacional y de los principios fundamentales de la estabilidad en Europa". Incluso Franco Frattini, ministro de Exteriores de Italia, país partidario del guante de seda con Rusia, advirtió del "riesgo de balcanización sobre base étnica del Cáucaso".

La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) ha convocado una reunión urgente para hoy. "La comunidad internacional no puede aceptar zonas de interposición unilaterales", declaró ayer Alexander Stubb, ministro de Exteriores de Finlandia, presidente de turno del organismo.

La OTAN y Rusia

- Rusia ha suspendido parcialmente sus actividades con la OTAN.

- Quedan interrumpidas las visitas oficiales de funcionarios de la OTAN, la llegada de navíos de la Alianza a puertos rusos y la participación en ejercicios militares comunes.

- Se mantiene la cooperación en Afganistán y en el grupo de trabajo sobre la no proliferación de armas de destrucción masiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de agosto de 2008

Más información