Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La ofensiva terrorista

Una ETA debilitada pretende mantener la campaña de atentados

La banda sigue contando con infraestructura a pesar de los últimos golpes

Todos los datos que manejan los expertos antiterroristas apuntan a que ETA mantiene una infraestructura en Euskadi sin quemar, pese al importante golpe dado por la Guardia Civil a una parte del complejo Vizcaya que dirigía el liberado (a sueldo) Arkaitz Goikoetxea, Dulantzi.

Y aunque su debilidad organizativa en España es evidente tras la última operación y persiste la obsesión por la infiltración en el aparato logístico y militar en Francia desde hace años, el jefe de los comandos Garikoitz Aspiazu, Txeroki, pretende mantener, si no toda la campaña de verano, una creciente oleada de atentados, según la previsión de los expertos antiterroristas. En ese capítulo computarían ya las ekintzas (atentados) contra las empresas ligadas a la construcción del Tren de Alta Velocidad (TAV) del lunes en Orio (Guipúzcoa) y la bomba de Torremolinos de la medianoche del martes. Pero también los artefactos de Cantabria, no colocados por el grupo desarticulado. Y está por investigar si ETA ha logrado asentar una estructura más o menos estable de retaguardia en Portugal, tal y como había encargado estudiar Txeroki a los liberados del comando Vizcaya.

"Trabajamos en riesgo de continuidad de atentados. No hay dudas", admitió ayer el consejero vasco de Interior, Javier Balza, quien aseguró que hay "infraestructura" de ETA en Euskadi que sería la responsable de la decena de atentados no esclarecidos. Interior se prepara para un mes de agosto en el que ETA intentará hacer el mayor daño posible.

No hay que olvidar que Goikoetxea había encargado al legal Íñigo Gutiérrez recabar informaciones sobre empresas vinculadas al TAV. O que el propio Aitor Cotano, ya en prisión, obtuvo datos para atentar contra las comisarías de la Ertzaintza en Bermeo, Plentzia y Santurtzi. La policía vasca es objetivo "preferente" de ETA. Los etarras tenían previsto volar una de sus furgonetas antes del 31 de julio y causar una matanza en el Puerto Viejo de Algorta (Getxo). Y aún queda por hallar el taller donde el Vizcaya preparaba los coches bomba, más allá de la lonja de Ezcaray, donde guardó el vehículo colocado en la casa cuartel de Legutiano (Álava), el 14 de mayo. Ese día es el último en el que consta la presencia de Jurdan Martitegi Lizaso, el otro liberado del complejo, la red etarra de legales dinamizada por terroristas a sueldo y no desarticulada totalmente por el instituto armado.

¿Sigue el gigante Martitegi operativo en Euskadi? ¿Y su red de legales? El auto de Garzón contesta someramente a esas cuestiones. Supuestamente, habría huido a Francia en junio e iba a ser sustituido en tareas de liberado por Asier Borrero, ahora en paradero desconocido, como Aitor Artetxe. Txeroki quería mandar a Andalucía a Arkaitz y a Borrero para que iniciaran allí la campaña de verano a partir del 15 de agosto. Los atentados de Orio y Torremolinos evidencian que, aunque debilitada, ETA puede responder.

La guardia civil registró anoche un buzón situado en el cementerio de la localidad vizcaína de Berango que presuntamente usaron los miembros del comando Vizcaya, informa Efe. Se trata del tercer hallado por las fuerzas de seguridad en los últimos días. La banda utiliza estos buzones para intercambiar material, información, manuales e instrucciones entre la cúpula y sus comandos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2008