Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un DVD destapó el escándalo en Alemania

Un sencillo DVD desencadenó a principios de año el mayor escándalo fiscal de Alemania, con ramificaciones en otros 15 países, entre ellos España. Los servicios secretos alemanes adquirieron, por cinco millones de euros, un disco en el que figuraban los nombres de los millonarios que utilizaron el paraíso fiscal de Liechtenstein para evadir dinero de las arcas públicas. El aviso que Alemania trasladó a otros Estados sirvió para destapar importantes bolsas de fraude, que aún arrojan resultados.

Alemania sacó rentabilidad al dinero abonado a un confidente por el DVD. El fraude en ese país ascendió a 4.000 millones de euros, una cantidad que se acerca al presupuesto anual del Ministerio español de Educación. El resto de países prefirió no revelar el volumen de lo ocultado, aunque sí informaron de los ciudadanos implicados.

En España aparecieron 198, la misma cantidad que en Francia (200) y más que en Italia (150) y Estados Unidos (100). Ninguno de los países afectados se acerca al millar de ricos identificados en Alemania.

198 españoles

Los 198 españoles ocultaban su dinero en 80 depósitos. Todos ellos eran personas físicas (no empresas), generalmente relacionados entre sí por vínculos familiares. Dada la cuantía de lo defraudado (al menos 120.000 euros por persona), la Agencia Tributaria optó por enviar todos los casos a la fiscalía, que desde entonces dirige las investigaciones. No ha quedado ningún caso pendiente en la Agencia Tributaria, que colabora con la justicia en lo que le pide.

Buena parte de las cuentas descubiertas data de los años noventa, lo que plantea problemas de prescripción del delito. Fuentes de la investigación alegaron en su momento que en la medida en que las fortunas continuaran vivas, siempre habría un resquicio legal para apresarlas.

Más allá de los delitos fiscales, las autoridades son conscientes de que los capitales evadidos a través de Liechtenstein tienen muchas posibilidades de incurrir en delitos más graves, como narcotráfico, terrorismo y blanqueo de capitales. Un reciente informe del Fondo Monetario Internacional alertaba de que había detectado una operación de blanqueo de dinero y otra de financiación terrorista en las que estaba implicada España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008