Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suiza analiza el acuerdo entre UBS y EE UU para revelar datos bancarios

Liechtenstein ofrece ventajas impositivas a los clientes británicos que hagan pública su identidad

El gobierno suizo interrumpió ayer sus vacaciones veraniegas para discutir los problemas de UBS con EE UU. Las autoridades fiscales estadounidenses exigen al banco helvético que revele los titulares de hasta 52.000 cuentas, algo a lo que se opone Berna, ya que entraría en conflicto con la legislación nacional por infligir el secreto bancario. Algunos analistas han visto en esta reunión una predisposición a aceptar las demandas de Washington, según publica hoy The Wall Street Journal.

Tras haber alcanzado un principio de acuerdo la semana pasada, el juez de Miami que se encarga del caso de evasión de impuestos de ciudadanos estadounidenses ha ampliado hasta mañana el plazo para cerrar el pacto que permitiría al banco suizo esquivar los tribunales. UBS podría acceder a publicar la identidad de 10.000 titulares, según fuentes legales ligadas al caso, citadas por el diario británico. Son 3.000 más que la oferta puesta sobre la mesa hasta ahora.

El acceso a las cuentas secretas de clientes estadounidenses podría perjudicar gravemente la economía del paraíso fiscal, que ha basado su crecimiento en la ocultación de los datos de posibles evasores de impuestos extranjeros. La actividad de las entidades financieras, que han sido protegidos por la legislación suiza y el secreto bancario, supone el 8,5% del PIB del país.

Ventajas fiscales

Liechtenstein dará condiciones impositivas especiales a los clientes británicos que decidan revelar sus datos bancarios entre 2010 y 2015. Reino Unido ha conseguido llegar a un acuerdo con el pequeño estado alpino para incentivar la transparencia en las cuentas que sus ciudadanos mantienen en el paraíso fiscal.

Londres calcula que unos 5.000 inversores guardan en bancos de Liechtenstein entre 2.000 y 3.000 millones de libras, libre de impuestos. La medida, que podría extenderse a otros países, ofrecerá a los nuevos y viejos clientes la oportunidad de acogerse a periodos reducidos de evaluación en las declaraciones fiscales y una tasación de impuestos a la baja.

El gobierno alpino ha sido presionado para flexibilizar las leyes que protegen el secreto bancario desde que Alemania descubrió, debido a una filtración, que sus ciudadanos estaban escondiendo dinero en el mayor banco del país, un escándalo que afectó también a 200 españoles.