Entrevista:JUAN MANUEL SANTOS | Ministro de Defensa de Colombia | El golpe más duro a las FARC

"A las FARC sólo les queda negociar"

A Juan Manuel Santos se le esperaba el pasado jueves en Madrid. El ministro de Defensa de Colombia debía dar una conferencia en los cursos de verano de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), pero inopinadamente se cayó del cartel.

"En la Operación Jaque no ha habido ni habrá pago de recompensa"
"Si Uribe se presenta a la reelección, tendrá mi apoyo incondicional"
Más información
El fuego político de Betancourt
El vídeo del rescate muestra cómo se burló a las FARC
De cabo segundo a ángel guardián
El carcelero mayor de las FARC
La Mandela colombiana

La razón no tardaría en conocerse: el Ejército colombiano lanzaba el 2 de julio uno de los rescates de rehenes más espectaculares de la historia, que privó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC) de su botín más preciado: Ingrid Betancourt y otros 14 secuestrados. Nuevos detalles se van conociendo, como que algunos de los agentes iban disfrazados de periodistas de Telesur, la televisión creada por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Saboreando el éxito del operativo, Santos aterrizó ayer en Madrid para cumplir con su compromiso pospuesto. En los 24 meses que este abogado de 56 años lleva al frente de Defensa, la guerrilla ha sufrido los golpes más contundentes de su historia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Pregunta. ¿Cuándo supo usted de la operación?

Respuesta. Los jefes de Inteligencia me presentaron el proyecto hace unas semanas, cuando estaba lo suficientemente cocinado como para tener cierto grado de credibilidad. Es un trabajo de años, las infiltraciones vienen de atrás, pero este plan concreto se cuajó hace unos meses.

P. ¿Hubo colaboración de César, jefe de la guerrilla a cargo de los rehenes?

R. No. Eso es completamente falso. Nunca se tuvo ningún contacto con César. Se ha dicho que a través de su amante, que está detenida, pero no, nunca tuvimos su colaboración, y creo que él mismo ya lo ha ratificado.

P. Han empezado a surgir distintos rumores sobre la operación, como el pago de un rescate.

R. No hubo un solo peso, dólar, euro, franco suizo o libra esterlina. En esta operación no ha habido ni habrá pagó de recompensas. La versión de los 20 millones de dólares ya ha sido rechazada enfáticamente por los Gobiernos que supuestamente habían colaborado, entre ellos EE UU, Francia y España.

P. ¿De dónde cree que procede esa versión?

R. Las FARC tienen contactos en ciertas organizaciones internacionales, y por ahí ha salido ese intento de desprestigiar la operación. La maniobra, por lo demás, me parece muy torpe, porque deja muy mal a las FARC: que sus comandantes sean capaces de venderse es muy desmoralizador para el grupo.

P. Una empresa israelí también se atribuye méritos.

R. Rotundamente falso. Israel no tuvo nada que ver.

P. ¿Y la presión política francesa, como deja creer París?

R. La operación no es fruto de la presión política de Francia, ni de EE UU, ni de nadie. Es producto de nuestro convencimiento íntimo y de nuestra obligación constitucional de procurar por todos los medios la liberación de cualquier secuestrado. Esta operación fue 100% colombiana, planeada por colombianos, ejecutada por colombianos, y aquí no hubo ninguna intervención internacional. Queríamos una operación totalmente limpia, transparente, por eso no se disparó un solo tiro e incluso dejamos libres a todos los guerrilleros que quedaron en el sitio una vez que el helicóptero despegó con los secuestrados. Los teníamos localizados, sabíamos cuántos eran. Hubiera sido muy fácil atacarlos.

P. ¿La Operación Jaque pone coto a las pretensiones de Chávez o de Rafael Correa de negociar por su cuenta con las FARC?

R. Creo que los hechos están hablando por sí solos.

P. ¿Qué consecuencias tiene esta operación en las guerrilla?

R. Me imagino que deben estar muy desconcertados. Lo que esperamos es que las FARC entiendan que si no negocian ahora, lo tendrán que hacer más tarde desde una posición todavía más débil, porque vamos a continuar la presión militar. Ojalá que no sigan sacrificando la vida de sus hombres y podamos encontrar un camino de paz.

P. ¿La negociación es el objetivo último para el Gobierno o se apuesta por la derrota militar?

R. La estrategia es forzar la negociación a través de la ofensiva militar. La zanahoria y el garrote. Y el garrote ha funcionado y seguirá funcionando porque cada vez estamos más capacitados, cada vez tenemos más información. El ritmo de la desmovilización está creciendo como una bola de nieve. Si tienen dos dedos de frente, deberían sentarse a negociar en serio. Lo que no vamos a permitir es una negociación como las anteriores, que les servían para tomar oxígeno.

P. ¿Cuánto más pueden durar las FARC?

R. Por principio no hago pronósticos, porque se suelen volver en contra. Lo que sí le puedo decir es que vamos a seguir con una estrategia que ha sido muy eficaz, y que consiste en promover la desmovilización de la base y pegarle a los objetivos de alto valor, es decir, a los miembros del Secretariado y a los puntos clave de las estructuras que todavía quedan.

P. Su figura sale reforzada, la prensa alaba sus cualidades de estratega y le da por candidato presidencial seguro para 2010.

R. Es totalmente prematuro. Si comienzo a pensar en candidaturas, desvío el foco de mi atención y comienzo a cometer errores como ministro. Yo sigo concentrado en hacer un buen trabajo. Además, lo he dicho ya: si el presidente Uribe decide reelegirse, tiene mi apoyo incondicional.

P. Esa segunda reelección despierta recelos y no falta quien compara a Uribe con Fujimori y le acusa de querer perpetuarse en el poder.

R. Esas comparaciones no son válidas, porque Álvaro Uribe es ante todo un demócrata, nunca ha querido usurpar ni el poder legislativo ni el poder judicial; todo lo contrario. Y si decide reelegirse, utilizará los mecanismos democráticos y constitucionales para ello. Pero él ha dicho que no quiere reelegirse, que no quiere truncar la aparición de nuevos líderes, y que lo importante es que la seguridad democrática y todo lo que implica continúe, porque el país no puede dar marcha atrás bajo ninguna circunstancia. Y el 92% de los colombianos apoya esa tesis: ésa es la popularidad que obtiene el presidente en la última encuesta.

El ministro Juan Manuel Santos, ayer en Madrid.
El ministro Juan Manuel Santos, ayer en Madrid.SAMUEL SÁNCHEZ
Metraje tomado por los soldados colombianos infiltrados en las FARC durante la operación que liberó a 15 secuestrados por la organización el pasado miércolesVídeo: Minsiterio de Defensa de Colombia

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS