Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bachelet destaca el compromiso de Allende con el cambio social en Chile

Multitud de actos conmemoran el centenario del natalicio del ex presidente

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, señaló que el gran legado político del ex presidente Salvador Allende, que gobernó entre 1970 y 1973, fue su voluntad "de unir indisolublemente el socialismo con la democracia" y a la vez "el imperio de la ley con el cambio social", al inaugurar en la noche del jueves (madrugada de ayer en España) la exposición Homenaje y memoria, en el acto central de la conmemoración del centenario del natalicio de este gobernante que ofrendó su vida en defensa del Gobierno democrático.

Todos los partidos políticos chilenos se unen en el homenaje

En el centro cultural de La Moneda, el palacio presidencial bombardeado por los golpistas, donde Allende y un puñado de colaboradores resistieron a los militares el 11 de septiembre de 1973, Bachelet evocó el "legado ético imperecedero" que dejó el ex presidente, socialista y médico como ella.

La diputada Isabel Allende, hija del ex presidente, leyó en el acto un mensaje de felicitaciones del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, por el inicio de la conmemoración del natalicio de Allende, quien es "expresión de los mejores valores socialistas y democráticos". Compartían el escenario el consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Joan Saura, y el embajador de España en Chile, José Antonio Martínez de Villarreal.

Para Bachelet, "mientras tenga valor la defensa de la libertad, entonces muchos verán un símbolo de consecuencia en Allende", que se ha hecho universal como los poetas chilenos Pablo Neruda y Gabriela Mistral. Tras recordar que siete días antes del golpe ella desfiló junto al palacio con miles de personas para apoyar la "vía chilena al socialismo", citó a Allende en su lúcido último discurso, al señalar que "no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza", y se comprometió a que "nunca más" el crimen y la fuerza desvíen a Chile del curso democrático y social retomado.

Con la celebración del centenario de este natalicio, Chile está reviviendo en estos días con nuevos ojos la figura de Allende, silenciada y denostada por la dictadura de Augusto Pinochet, como no ocurría desde los actos por el 30º aniversario del golpe militar. La prensa y la televisión han dedicado reportajes y espacios al tema e incluso la derecha ha permanecido en silencio ante los homenajes en Chile y otros países a este médico que llegó a la presidencia en su cuarto intento.

La masonería, que después del golpe militar cerró la Logia Hiram 65, a la que pertenecía activamente Allende, ahora lo reivindicó instalando un busto suyo entre los grandes masones.

La viuda del pintor surrealista chileno Roberto Matta, Germana, obsequió un cuadro y una chaqueta a la Fundación Allende. En algunas ocasiones, cuando Allende veía a un amigo vestido con una prenda que le atraía, decía bromeando que se vería mejor en un presidente y el interlocutor debía regalársela. Matta se anticipó en una oportunidad y le dijo a Allende que su chaqueta quedaría mejor en un pintor y el presidente se la obsequió. Bien conservada, el jueves la chaqueta volvió a la familia Allende.

"Fue como el regalo de cumpleaños que pude entregarle a Salvador", dijo Germana Matta.

El aniversario logró por primera vez en 18 años de democracia que todos los partidos de la coalición gobernante, incluida la Democracia Cristiana, que fue opositora del Gobierno de Allende, compartieran tribuna con el Partido Comunista junto al monumento al ex presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2008