Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Una casa para todas las víctimas"

Hace dos décadas, María José Turrión García (Salamanca, 1958) entró a trabajar en el Archivo de Salamanca como microfilmadora. Ya nunca lo abandonó. Tiene una de esas trayectorias que avanzan, pausadas y firmes, por el mismo carril. Hace tres años la nombraron subdirectora del Archivo. Y desde ayer dirige el Centro de la Memoria Histórica, un proyecto emblemático del Ministerio de Cultura y delicado para la sociedad española por las heridas que aún airea. Es archivera y medievalista. En su primera entrevista se muestra nerviosa y cauta.

Pregunta. Entusiasmo, vértigo, ¿cómo está?

Respuesta. Con muchísima ilusión y ganas de trabajar. Mi esfuerzo va a ir encaminado a convertir el centro en una referencia internacional, vertebrando la investigación, difundiendo la memoria histórica y dedicando tiempo a hacer pedagogía.

P. ¿Para que la historia no se repita? ¿O creer eso es una falsedad histórica?

R. Es esencial que los alumnos entiendan las causas para que no vuelva a ocurrir. Tiene que calar la necesidad de respeto a todas las ideologías.

P. ¿Y qué pasará con el Archivo de Salamanca?

R. Será una parte que pasa a pertenecer al Centro de la Memoria. Lo vamos a potenciar.

P. ¿Qué pensó cuando se trasladaron los papeles a la Generalitat?

R. No quiero hablar de eso.

P. ¿Tampoco habló entonces?

R. Tampoco.

P. ¿Es un centro para la memoria de los dos bandos?

R. No vamos a hacer discriminaciones políticas. Es un centro para todas las víctimas. Si son más unos o son más otros, es otro problema, pero esta casa va a acogerlos a todos.

P. ¿Se cerrarán heridas por fin? ¿Cree que se debería haber mirado al pasado mucho antes?

R. Quiero montar un centro lo más objetivo posible. Si contesto a esa pregunta me estoy posicionando. Todas las opiniones son respetables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 2008