Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chiringuitos financieros evadieron a Liechtenstein el dinero de 198 españoles

Hacienda y Anticorrupción investigan a decenas de empresas de los evasores

Una red de chiringuitos financieros establecidos en España se encargó de evadir centenares de millones de euros a Liechtenstein y otros paraísos fiscales, según se desprende de las primeras investigaciones del Ministerio de Hacienda y de la Fiscalía Anticorrupción sobre las cuentas descubiertas en Vaduz, capital del principado, a nombre de 198 ciudadanos españoles. Hacienda investiga decenas de empresas y sociedades de los titulares de estas cuentas secretas para determinar si además de delito fiscal se ha producido blanqueo, según señalaron a EL PAÍS fuentes próximas al caso.

Desde 2003 la Comisión Nacional del Mercado de Valores publica en su página de Internet advertencias sobre aquellas sociedades de las que tiene "indicios o sospechas" de que prestan servicios de inversión sin autorización. A estas empresas se las denomina chiringuitos financieros y, pese a los esfuerzos y alertas del organismo regulador, han tenido una extraordinaria actividad. Investigadores de la fuga de dinero a Liechtenstein creen que los defraudadores españoles utilizaron esta vía para evadir su dinero.

¿Cómo lograron sacar su fortuna los 198 españoles que aparecen en el DVD entregado por un ex empleado de banca a los servicios secretos alemanes? Las primeras indagaciones apuntan a una estructura organizada y especializada en la evasión fiscal a gran escala. Una estructura ajena al sistema bancario tradicional que ofrecía cuentas y fundaciones en Liechtenstein, un territorio opaco denunciado por la OCDE y en el que los trust (fundaciones) son su producto estrella.

Red de bancos alemanes

En Alemania, donde este escándalo ha puesto al descubierto el mayor fraude fiscal de su historia, la evasión fue diferente: los bancos tenían su propia red para evadir el dinero de sus clientes, según reveló el fiscal Eduard Güroff. En el DVD están grabados los nombres de más de mil ricos alemanes, clientes, al igual que los españoles, del banco LGT, propiedad de la Casa Real del principado.

La cantidad evadida por los 198 españoles investigados supera los 200 millones de euros. La persona que más ocultaba tenía a su nombre unos 10 millones, según señalan fuentes de la investigación. En su mayoría se trata de empresarios dedicados a la construcción, promoción de viviendas, servicios y hostelería, entre otras actividades, que abrieron fundaciones en Liechtenstein desde las que controlaban su fortuna. En todos los casos los beneficiarios de estas fundaciones eran sus titulares, mujeres e hijos.

Hacienda y la Fiscalía Anticorrupción investigan decenas de empresas y sociedades propiedad de los 198 evasores para determinar el origen de su patrimonio y probar si, además, de delito fiscal -defraudar más de 120.000 euros- han blanqueado dinero. Es decir, si el dinero oculto en el principado proviene de actividades ilícitas. En este supuesto la justicia española solicitará la colaboración de Liechtenstein, un diminuto país de 35.000 habitantes y 160 kilómetros cuadrados donde no existe el delito fiscal.

La OCDE ha denunciado a Mónaco, Luxemburgo y Liechtenstein como paraísos fiscales no colaboradores. "Salvo para casos de narcotráfico, terrorismo o blanqueo el principado no colabora. Es inútil enviar una rogatoria para pedir información fiscal. La respuesta es nula", se queja una autoridad judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de junio de 2008