Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El casino escondía mesas en la manga

Una sala de Alicante ocultaba parte de sus instalaciones para evadir 1,1 millones en impuestos municipales

El Casino Mediterráneo de La Vila Joiosa, en Alicante, se guarda mesas en la manga. Desde 1999 ha declarado cinco mesas menos de las que tiene en funcionamiento, lo que le ha permitido escamotear 1,1 millones de euros en impuestos municipales. La sala es una de las mayores de España en volumen de negocio y, aunque paga impuestos por 15 mesas, en realidad tiene 20 operativas.

La cifra de 20 mesas figura en el libro de ingresos de juego, el documento oficial que sólo pueden consultar las autoridades, y así lo han reconocido a este periódico tanto fuentes de la empresa como de los trabajadores. En la página web del casino también se anuncia la misma cantidad de mesas.

En función de la afluencia de visitantes, la sala abre más o menos puntos de apuestas. El director de casino, Antonio Baraja Mayordomo, no ha aclarado el número real de mesas que oferta el local de juego. "No tengo ni puñetera idea de las que hay, pero lo que figura legalmente es lo que hay", asegura el directivo.

La documentación que posee el consistorio como aportaciones de IAE del Casino Mediterráneo tan sólo refleja 15 unidades. Las mesas de juego constituyen el 90,2% de este impuesto, y el 82,6% de todas las cargas del consistorio al negocio.

Anualmente el casino aporta cerca de 450.000 euros a las arcas municipales. Por cada mesa el Ayuntamiento de La Vila recibe 24.654 euros. El IAE de las máquinas tragaperras es menor, unos 725 euros al año por cada una de ellas, y en este caso también difieren las cifras oficiales de las declaradas: 64 según la empresa, 53 reconocidas a la hora de pagar impuestos.

El casino ha reiterado el fraude desde 1999, cuando asumió la gestión del inmueble, lo que ha privado a las arcas municipales de 1,1 millones de euros.

El Casino Mediterráneo es uno de los más importantes de España en volumen de negocio, y genera unos beneficios de unos 30 millones al año.

El casino, en manos del empresario Jesús del Álamo Martínez desde 1999, trasladará este verano su sede central al puerto de Alicante, desde donde en octubre saldrá la regata de la Volvo Ocean Race. En los terrenos contiguos al casino de La Vila Joiosa planea un gran hotel y 4.000 casas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 2008