Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brown frena la ofensiva contra los embriones híbridos

La Cámara de los Comunes rechazó ayer dos intentos para prohibir o restringir la investigación con embriones híbridos de humano y animal. Los diputados rechazaron primero por 336 votos contra 176 un intento por prohibir el uso de esos embriones. También rechazaron por 286 a 223 una segunda propuesta para restringir su uso de forma más estrecha que lo que propone el Gobierno.

Las votaciones fueron precedidas de un encendido debate en los Comunes y en los medios británicos. Los partidos han dado libertad de voto a sus diputados por entender que tanto la cuestión de los embriones híbridos como otros tres asuntos polémicos en el orden del día son cuestiones que se han de votar en conciencia.

Los otros tres asuntos son lo que la prensa llama hermanos salvadores: bebés nacidos de embriones seleccionados para ser donantes para un hermano mayor enfermo (que aún no se había votado al cierre de esta edición); eliminar de la actual legislación el requisito que exige que las clínicas de fertilización in vitro tengan en consideración la "necesidad de un padre" a la hora de ofrecer sus servicios, lo que dificultaría que las parejas de lesbianas o las mujeres solteras puedan acceder a esta opción ; y la posibilidad de reducir de las actuales 24 semanas a 20 semanas de gestación el tiempo límite para abortar.

Católico y antieuropeo

El diputado conservador Edward Leight apadrinó la enmienda para impedir el uso de embriones híbridos. Católico, padre de seis hijos, antieuropeo, siempre contra el avance de los derechos de los homosexuales, Leight se opone también al avance de la medicina genética. En el debate de ayer puso en duda que las investigaciones vayan a acabar con el alzhéimer, el cáncer, el párkinson o la diabetes y opinó que el uso de embriones híbridos va a romper "la última frontera entre el humano y el animal".

Pero los líderes de los dos grandes partidos apostaron a favor de la nueva ley, que permitirá a los científicos insertar el núcleo de células humanas en embriones animales, creando embriones híbridos que podrán crecer durante 14 días antes de ser destruidos. Quizá pesara en ellos la experiencia personal, ya que tanto Gordon Brown como David Cameron tienen un hijo con graves enfermedades congénitas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de mayo de 2008