Productores e industrias sellan la paz con el contrato lácteo homologado

Las dos partes llegan a un principio de acuerdo para fijar precios por escrito

Después de un mes de algaradas, pancartas y rebajas unilaterales del precio de la leche, industrias y productores volvieron a sentarse ayer juntos a la mesa para negociar el contrato homologado que el sábado propuso la Consellería de Medio Rural.

Tras dos horas de debate, en el que medió el conselleiro Alfredo Suárez Canal, todas las partes alcanzaron un principio de acuerdo sobre la necesidad de sellar un pacto por escrito que fije el importe del litro de leche en origen a lo largo del año y dé estabilidad al sector.

Unións Agrarias pide a las empresas que no anuncie más bajadas de precios

Más información

El documento de partida propone revisar las alzas de los precios cada año o trimestre en función de variables objetivas como la evolución de los costes de producción y los incrementos estacionales de la oferta. Es esa letra pequeña la que productores, sindicatos e industrias -Danone, Lactalis, Nestlé, Puleva, Pascual, Leite Río, Queixerías Prado y Lácteos Río Xallas estuvieron representadas ayer en Santiago- se comprometieron a analizar antes de la próxima convocatoria de la Mesa do Leite prevista para el 22 de mayo.

Al término de la reunión fue Roberto García, el secretario general de Unións Agrarias, la central más combativa en las protestas de las últimas semanas, el primero en felicitarse por la buena disposición mostrada por las partes. García abogó por alcanzar un acuerdo definitivo antes del verano para que "no se repitan conductas especulativas con la leche en una época en la que disminuye la oferta", lo que, en su opinión, dificultaría el pacto". También reclamó a las empresas que no entorpezcan la negociación con nuevas bajadas de precios, "que no serían entendidas por los ganaderos".

En el mismo sentido, se manifestó Francisco Bello, representante de Xóvenes Agricultores. Desde el Sindicato Labrego Galego, Xabier Gómez Santiso, también constató avances, si bien recordó que la piedra de toque llegará cuando toque hablar de precios. Ese punto, el más conflictivo, separa de momento no sólo a industrias y a productores, también a los propios sindicatos. Mientras Unións Agrarias defiende acordar primero los criterios para fijar el importe del precio de la leche, el Sindicato Labrego y Xóvenes Agricultores abogan por pactar un precio mínimo.

Por parte de las industrias sólo Jesús Lence, propietario de Leite Río, valoró la negociación de ayer. Lence calificó como "imprescindible para el sector" el contrato homologado y mostró su disposición a seguir dialogando para llegar a buen puerto. Suárez Canal confió en que la fórmula presentada por su departamento sirva no sólo para pacificar ahora las protestas a corto plazo, sino como un instrumento a medio plazo para la estabilidad del sector.

Suárez Canal subrayó que los operadores dieron ayer un "paso histórico", que evitará las situaciónes tan acusadas de bajadas y subidas de precios, tan perjudiciales para la parte más débil de la cadena, que es el productor. Suárez Canal avanzó que el mecanismo acordado en Galicia debe servir para articular al sector lácteo a otros niveles, en alusión a la negociación que los operadores mantienen con el ministerio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de mayo de 2008.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete