Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Hacia una enseñanza multicultural

La escuela acoge 4.000 nuevos inmigrantes

El rápido crecimiento de alumnos extranjeros pone en aprietos al sistema educativo

El patio del colegio público de Primaria Santa María, en Vitoria, parece la Torre de Babel. Es un reflejo de lo que se vive en sus aulas. De los 160 estudiantes que tiene el centro, el 90% son inmigrantes. La mezcla de orígenes y culturas alcanza el cénit en una clase de quinto de Primaria: cinco de sus 25 alumnos son marroquíes, cuatro españoles, tres colombianos, dos ucranianos, dos ecuatorianos, y luego uno georgiano, rumano, saharaui, congoleño, boliviano... En estas condiciones, ¿cómo se puede dar clase?

El número de inmigrantes crece un 23% este curso y ya superan los 20.000

Medio centenar de colegios supera ya el 20% de extranjeros entre su alumnado

"Resulta complicado, muy complicado", conviene Esther Lahoya, la jefa de estudios del centro, que, sin embargo, rechaza que los profesores se limiten a aplicar un modelo educativo de supervivencia. "Es evidente que no podemos exigirles lo mismo que a alumnos de un centro normalizado, pero tratamos de sacar lo mejor de ellos".

El rápido crecimiento que está experimentando el número de inmigrantes en las escuelas y las consecuencias sociales que puede tener su adecuada o inadecuada escolarización es fuente de inquietud en todos los niveles. Este curso el número alumnos inmigrantes ha crecido un 23%. Hay 3.823 nuevos estudiantes foráneos en las aulas, con lo que se rebasan los 20.000 en el conjunto del sistema. Y eso con los datos conocidos hasta el 1 de abril, porque las incorporaciones se producen durante todo el curso.

El sistema educativo trabaja para absorber esta oleada (muchos de los alumnos se incorporan fuera del plazo ordinario de matriculación) y la Administración ha elaborado un plan de choque para este curso con profesores de refuerzo. Pero todo parece poco y en el mapa de distribución de los inmigrantes se descubren guetos como el de Santa María, donde el efecto llamada (la presencia de inmigrantes atrae a más compatriotas) conlleva el efecto huida (desaparecen los alumnos autóctonos).

Además del aumento del número de profesores de refuerzo lingüístico (en castellano y euskera) y la creación de la figura de coordinador de interculturalidad en los colegios con una proporción de alumnado inmigrante superior al 30%, el Departamento de Educación se ha marcado dos grandes objetivos. Por una parte, lograr un equilibrio en el reparto entre redes: 60% en la pública y 40% en la concertada para 2010 -en la actualidad, la pública carga con cerca del 70%-. Y, por otro lado, aumentar la matriculación en los modelos euskaldunes, ya que los extranjeros siguen prefiriendo el modelo A en castellano), que podría desaparecer con la futura reforma.

Juan Carlos Adot, portavoz de Sarean-Asociación de Directores de los Colegios Públicos de Primaria, alerta del peligro de consolidar guetos en la red pública. "Comprendo que es difícil tomar medidas para reconducir la situación, pero el riesgo es muy real. Es comprensible que si en un colegio te cobran, vayas al gratuito, que también ofrece una educación de calidad", señala para explicar porqué los inmigrantes acuden más a los centros públicos.

Desde Kristau-Eskola, la asociación que agrupa a la mayoría de los colegios religiosos de Euskadi, su responsable Aitor Bilbao, apunta que las familias inmigrantes tienen el mismo derecho que cualquier otra a elegir el colegio para sus hijos. Pero puntualiza que, "para garantizar la libertad y la cohesión, es preciso que los centros concertados cuenten con más recursos", en alusión al amento de financiación que piden a la Administración.

Ana Eizaguirre, portavoz de la asociación de padres de la escuela pública, reclama más refuerzo de profesores y medios materiales en los centros que soportan la mayor carga. Más de 50 centros (la mayoría públicos) cuenta en la actualidad con un porcentaje de inmigrantes superior al 20% de su alumnado. "Esos colegios precisan proyectos y modelos educativos que no tienen nada que ver con los habituales", resalta. CC OO, sindicato mayoritario entre los docentes de la pública, exige una redistribución efectiva de los extranjeros entre las dos redes y un seguimiento académico para conocer su grado de éxito escolar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de abril de 2008