Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una biografía descubre las claves del genio poético de Cernuda

"La poesía de Luis Cernuda es la que mejor ha envejecido entre los autores de la generación del 27. Su poesía amorosa, por ejemplo, ha demostrado con el paso del tiempo un carácter universal". Estas afirmaciones del escritor y traductor Antonio Rivero Taravillo (Melilla, 1963) están avaladas por más de una década de estudio de la vida y la obra de Luis Cernuda (Sevilla, 1902-México, 1963) y por el XX premio Comillas de biografía que otorga Tusquets y acaba de publicarse.

A juicio del autor de Luis Cernuda. Años españoles, tres claves explican la grandeza y el talento poético del escritor sevillano. "Está claro", comenta Rivero, "que su condición homosexual, el compromiso social y político con la República y una entrega sin límites a la poesía definen a Cernuda. Sin aspavientos, el poeta no ocultó su homosexualidad y convirtió a los hombres en sus objetos amorosos. En segundo lugar, su implicación con la causa republicana lo llevó a rechazar los valores conservadores de su familia y a acercarse a una España humilde y oprimida. Ahí está su entusiasta participación en las misiones pedagógicas para demostrarlo. Ahora bien, por encima de todo Cernuda se volcó en una poesía moral, meditativa e intimista que procura hablar a los lectores de uno en uno".

Rivero ha preferido dividir su biografía de Cernuda en dos libros porque considera que en 1938, cuando el poeta sevillano marcha al exilio, se puede establecer un ecuador. Tras la guerra, Cernuda viviría y trabajaría en Inglaterra y en Estados Unidos, donde se impregnaría de la tradición literaria anglosajona. En 1963 murió en México uno de los poetas españoles que se siguen leyendo de generación tras generación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 2008