Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña y Marruecos piden reimpulsar la cooperación euromediterránea

El puerto de Barcelona tendrá 10 hectáreas en las instalaciones de Tánger-Med

El presidente de la Generalitat, José Montilla, y el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Taieb Fassi Fihri, coincidieron ayer en la necesidad de relanzar el proceso de Barcelona para reforzar los lazos euromediterráneos. Fue en el segundo día de viaje de Montilla a Marruecos, en el que el Gobierno catalán presentó un nuevo instrumento de capital riesgo para promover que las empresas catalanas tomen posiciones en Túnez, Marruecos y Argelia.

Montilla se reunió con el ministro en Rabat tras declararse "orgulloso" de que la autonomía de Cataluña sea tomada por Marruecos como ejemplo para el Sáhara occidental, en una audiencia con el presidente del comité real para para asuntos saharauis, Khalihenna Ould Enachid. El presidente de la Generalitat recordó que Cataluña y España "siempre han defendido la necesidad de reforzar la relación entre Marruecos y la UE". El proceso de Barcelona fue lanzado en 1995 para trabar lazos políticos, económicos y culturales con los países de la ribera sur del Mediterráneo. Montilla se mostró confiado en que la iniciativa, de la que hoy intenta apropiarse Francia, "avanzará" una vez la UE ha desatascado sus problemas institucionales. El ministro marroquí destacó su papel impulsor en este proceso.

Previamente, el secretario de Economía de la Generalitat, Andreu Morillas, presentó en Casablanca el Fondo Europeo para el Mediterráneo, dotado de 62 millones de euros. De éstos, 45 millones proceden de instituciones públicas y el resto, La Caixa, Caixa Catalunya, Telefónica, Repsol y Gas Natural. El fondo, anunciado en 2006, está pendiente de la aprobación por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Estará gestionado por Riva y García.

Otra iniciativa concretada ayer servirá para que las empresas catalanas aterricen en Marruecos, especialmente las auxiliares del automóvil. Se trata del acuerdo firmado ayer por los presidentes de los puertos de Barcelona y de Tánger, Jordi Valls y Saïd Elhadi, respectivamente, según el cual la autoridad portuaria catalana dispondrá de 10 hectáreas en las instalaciones de Tánger-Med. "La industria de componentes catalana podrá tener una mejor conectividad", subrayó Valls.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de abril de 2008