Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:ANÁLISIS | Crisis andina

Quién manda en las FARC

La muerte de Raúl Reyes, el segundo de las FARC, a manos de los militares colombianos tendrá un impacto significativo tanto en la estructura de mando de la guerrilla así como en la dirección estratégica de la confrontación con el Estado colombiano. Raúl Reyes era la cara pública de las FARC. Fue Reyes quien dirigió las fallidas negociaciones de paz con el Gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002), que incluyeron una visita de Reyes a Europa en la que conversó con diplomáticos de la región. Reyes estuvo también detrás de la reciente liberación de varios rehenes, que se hizo a través del presidente venezolano Hugo Chávez. Esta liberación parecía ofrecer, por primera vez, la posibilidad de un acercamiento entre la guerrilla y el presidente Álvaro Uribe con miras a una negociación de paz.

La pugna ideológica entre Cano y Jojoy determinará el futuro de la guerrilla

La posición de liderazgo de Reyes dentro de las FARC se hizo más prominente por el hecho de que su jefe máximo, Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo, tiene 70 años y se encuentra afectado por serios problemas de salud. Tirofijo no ha sido visto en público desde 2002. A diferencia de los líderes más jóvenes, Tirofijo puede ser caracterizado como un viejo guerrillero liberal, comunista de nombre, pero que en la práctica carece de una orientación ideológica. Tirofijo es un icono dentro de las FARC, quien actúa como una figura unificadora pero que parece tener poca participación en los asuntos diarios de la guerra. Esto dio a Reyes un papel protagónico en decisiones clave de la organización, así como en su orientación estratégica.

Con Reyes muerto la puja por el liderazgo de las FARC recae ahora en los otros cinco miembros del Estado Mayor. Destacan Alfonso Cano, considerado como el líder intelectual de las FARC y Mono Jojoy, visto como el jefe del ala más militarista de la guerrilla. Dada su formación política, Cano es percibido como el líder mejor posicionado para conducir futuras negociaciones de paz, pero su progreso en esa dirección dependerá de su relación con Jojoy. En una reciente entrevista, el ex presidente Pastrana explicó que sus negociaciones con las FARC fracasaron debido a una lucha ideológica entre Cano y Jojoy, en la cual se impuso el último.

Las acciones de las FARC en los próximos meses serán el mejor indicador de la dirección que los rebeldes puedan tomar. En meses recientes, las FARC han colocado como condición inamovible para el intercambio de prisioneros la creación de una zona desmilitarizada en las sureñas poblaciones de Florida y Pradera. El progreso en intercambio de prisioneros sin una zona desmilitarizada sería una señal clara de que Cano se ha convertido en líder más influyente dentro de la organización. Por el contrario, el colapso de cualquier acercamiento entre las dos partes y el aumento de ataques terroristas apuntaría a que el ala militarista de Jojoy ha prevalecido.

Las últimas noticias indican que Milton de Jesús Toncel, alias Joaquín Gómez, ha sido promovido como el reemplazo de Reyes. Gómez, un aliado cercano de Reyes, está al mando de los frentes que operan en las estratégicas provincias de Nariño y Putumayo, corazón la producción de coca que alimenta financieramente a las FARC.

.

Carlos Caicedo es jefe de la División para América Latina de Exclusive Analysis

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2008