Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

De la DINA a La Rioja

Cristián Labbé, jefe de seguridad de Pinochet, dio clases de atención ciudadana invitado por el Gobierno riojano

El pasado 5 de febrero, los funcionarios riojanos y algunos alcaldes españoles (el de Santander, el de Málaga), el concejal de Hacienda de Burgos o el director general de Calidad de los Servicios de la Comunidad de Madrid, todos del Partido Popular, asistieron a las jornadas sobre innovación y cambio cultural en la gestión pública. Las jornadas, a priori, tenían un ponente muy singular: Cristián Labbé Galilea, alcalde del municipio chileno de Providencia. Así se recogió en algunos medios locales y así fue recibido oficialmente en el Parlamento de la Rioja, por su presidente, José Ignacio Ceniceros. El matiz es que Cristián Labbé es algo más que los cargos que figuran en su tarjeta de visita.

Un juez le absolvió en Chile porque "enseñar a torturar no es un delito"

Labbé es teniente coronel retirado del ejército de Chile y durante la dictadura del general Augusto Pinochet fue miembro de la DINA, la policía política responsable de los miles de casos de tortura en el país andino y juzgado por algunas denuncias de tortura, especialmente las practicadas en el centro de reclusión Tejas Verdes, de las que fue absuelto al considerar el juez que la enseñanza de los métodos de tortura no es un delito, constreñido a la práctica de las mismas.

Nadie, ni Gobierno ni oposición, reparó en los antecedentes del actual alcalde de la Unión Democrática Independiente. El Gobierno riojano rebajó la intensidad del acontecimiento, pero siguió adelante con las jornadas olvidando el pasado del principal ponente. Labbé no sólo ha sido coronel de la DINA, enjuiciado por casos de torturas y reconocido por algunos de los detenidos en Tejas Verdes. El ex prisionero Anatolio Zárate, miembro del Partido Socialista, acusó directamente a Labbé de haberle torturado. Labbé también fue acusado de estar presente en el centro de torturas Rocas de Santo Domingo. Prisioneros de aquel centro le reconocieron e incluso un ex agente de la DINA testificó que su presencia era habitual en 1974. Labbé dijo que iba "a dar clases de educación física".

Durante el tiempo que Augusto Pinochet permaneció detenido en Londres, tras la orden del juez Garzón, Labbé le visitó en 14 ocasiones. No en vano había sido el responsable de seguridad del dictador, y antes mano derecha de Manuel Contreras, jefe de la DINA. Llevando al extremo su postura beligerante en el asunto, Labbé sacó su lado histriónico al decidir no retirar la basura en la Embajada de España en Chile que se encuentra en Providencia. Días más tarde rectificó.

Ante los problemas de droga, prostitución y delincuencia en el barrio Suecia de Providencia, Labbé sacó su particular receta: "Que no se metan a subterráneos a tomar tragos con desconocidos. Quien no considere estos consejos debe estar dispuesto a pagar por los costos", decía en una entrevista en el diario La Cuarta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2008