Reducir el fracaso escolar y el abandono prematuro

La Generalitat de Cataluña ha planteado la necesidad de hacer cambios en la educación no universitaria para reducir el fracaso escolar y mejorar el rendimiento de los alumnos. Para ello, gran parte de los cambios que se plantea se focalizarán en los propios centros escolares, según ha dicho el consejero catalán de Educación, Ernest Maragall.

En los últimos meses, el debate sobre la mala situación de la educación catalana ha ganado fuerza. Primero dio la voz de alarma, en noviembre, el informe de la Fundación Jaume Bofill. Poco después, en diciembre, el Informe PISA de la OCDE puso de manifiesto que los alumnos catalanes de 15 años habían obtenido peores resultados en lectura y matemáticas que en el informe de 2003.

Más información

La tasa de fracaso escolar (alumnos que no acaban la ESO) es elevada. El 28% de los alumnos catalanes no logra acabarla, mientras que en el conjunto de España ronda el 30%, según datos de la Generalitat. La tasa de abandono prematuro de los estudios (los jóvenes que dejan de estudiar después de la enseñanza obligatoria) es del 32,9%, frente al 30,8% en toda España y al 18% en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que reúne a los países más desarrollados del mundo.

Otros aspectos que destaca la Generalitat para justificar los cambios son las elevadas tasas de repetición en segundo de ESO. El 16% de los estudiantes de este nivel no lograron aprobar en el curso acabado en 2004. Esta tasa sube al 28% para los de cuarto de ESO. En segundo de bachillerato, la tasa de repetición es del 25%, según los datos de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de febrero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50