Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La precampaña para las elecciones generales

Rajoy promete bajar 1.000 euros los impuestos a todas las trabajadoras

El PP abraza la discriminación positiva tras recurrir la Ley de Igualdad

Mariano Rajoy abrazó ayer la "discriminación positiva" a favor de la mujer. En un mitin en Madrid arropado por 300 mujeres que ocupan cargos en el PP, Rajoy prometió que si gana las elecciones implantará "una rebaja fiscal de hasta 1.000 euros al año aplicable a más de tres millones de mujeres trabajadoras". Esto, unido a la propuesta del PP de eximir del pago del impuesto sobre la renta a quienes ganen menos de 16.000 euros, supondría que todas las mujeres pagarían menos impuestos. Además, a partir de esa cantidad, un hombre y una mujer con igual empleo no soportarían los mismo impuestos: la mujer pagaría menos.

Tras el anuncio, que Rajoy había apuntado en diciembre, el coordinador del programa electoral, Juan Costa, detalló la propuesta. Las mujeres que ganen menos de 16.000 euros -aproximadamente 3,5 millones- no pagarán impuestos sobre la renta. Las que ganen más -otros 3,5 millones- verán cómo de su nómina Hacienda les retiene 1.000 euros menos al año. En el caso de que actualmente paguen, por ejemplo, 800 euros al año, la rebaja será de esos 800 euros. Si pagan 1.000, dejarán de pagar a Hacienda. Si tienen un sueldo millonario también se beneficiarán de la reducción.

Costa afirmó que la medida tendría carácter coyuntural hasta que "la tasa de empleo femenino se iguale a la masculina", que actualmente es 20 puntos superior. El coordinador del programa no aclaró cómo se combatiría que esta rebaja fiscal reduzca los sueldos de los nuevos contratos. Es decir, como evitar que un empresario que contrate a una mujer le pague 80 euros menos al mes, que es lo que ella cobrará de más gracias a la rebaja.

El PP no detalló el coste de la propuesta, pero según el INE unos dos millones de mujeres ganaban en 2005 más de 19.000 euros brutos al año. Ésas se beneficiarían de la reducción completa, por lo que el coste de la medida sería superior a los 2.000 millones al año (hay que sumar las que ganan entre 16.000 y 19.000 y que se beneficiarán de una reducción parcial porque no llegan a pagar 1.000 euros a Hacienda). El cheque bebé de 2.500 euros supone un coste al año de 1.500 millones.

Costa defendió que el impuesto sea igual para todos los sueldos para que sea sencillo y manejable, aunque admitió que puede haber ajustes en la propuesta si llegan al Gobierno.

Rajoy defendió que esta "discriminación positiva compensa las dificultades que las mujeres encuentran para incorporarse, y permanecer, que es un concepto distinto, en su puesto de trabajo" y que permitirá crear más empleo femenino.

El líder del PP, que centró su discurso en la economía, arrancó los aplausos al proclamarse como el político que puede mejorar la economía. "No puede cambiar la realidad quien cree que la realidad es inmejorable", dijo en alusión a Zapatero, al que no mencionó ni una vez.

Rajoy no vio contradicción entre esta propuesta de discriminación favorable a las mujeres y su recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Igualdad, la norma que fija la paridad en las listas electorales. "No acepto ninguna lección de igualdad de quien sólo sabe hacer propaganda. No necesitamos cuotas para nombrar a Luisa Fernanda Rudi presidenta del Congreso, ni a Esperanza Aguirre, presidenta del Senado y hoy la única presidenta autonómica electa. No necesitamos cuotas para ser el partido con más alcaldesas", dijo Rajoy señalando a cada una de las presentes. El líder popular anunció también que si gana alargará el permiso de paternidad y el de maternidad, aunque no dijo en cuanto.

El morbo del acto estaba también en ver juntos a Rajoy con la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, y su rival y compañero de partido Alberto Ruiz-Gallardón. Ella se opone a que el alcalde vaya en las listas al Congreso y ayer sostuvo que las listas para Madrid las hará Rajoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008