El conflicto de Colombia

Más de cinco años en manos de las FARC

Un vídeo prueba que la ex candidata presidencial, rehén de la guerrilla, está viva - Los servicios secretos colombianos dicen que las cintas eran para Chávez

Agencias|Maite Rico
Bogotá / Madrid - 30 nov 2007 - 23:00 UTC

El Gobierno colombiano presentó ayer vídeos, fotos y cartas que muestran con vida a 16 rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre ellos a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt. Las pruebas de supervivencia estaban en posesión de tres miembros de la guerrilla que fueron capturados en Bogotá en la tarde del jueves.

Se trata de cinco vídeos (cuatro de ellos rodados el 23 y el 24 de octubre pasado, y el quinto de enero de este año); siete cartas y una memoria digital con varias fotografías. Las grabaciones muestran a Betancourt, al ex senador Luis Eladio Pérez, a tres contratistas estadounidenses y a once miembros de las fuerzas de seguridad. Todos ellos forman parte de los llamados canjeables, 45 rehenes que la guerrilla de raíz marxista quieren intercambiar por 500 miembros encarcelados, dos de ellos condenados en Estados Unidos por narcotráfico.

"En el caso de la doctora Betancourt, el vídeo muestra torturas", dijo Uribe

Más información

Las imágenes han provocado en las familias alivio y conmoción a partes iguales: están vivos, pero en mal estado. Ingrid Betancourt, secuestrada en 2002, aparece demacrada y cabizbaja, sentada en una silla de tablas, con aire desolado. Su madre, Yolanda Pulecio, no pudo contener el llanto al verla. El ex senador Luis Eladio Pérez, que lleva secuestrado seis años, aparece muy serio, con los ojos clavados en el suelo. "No quiso mirar de frente porque el grito que quiere lanzar es que no se aprovechen más de su situación, que respeten su dignidad", cree adivinar su mujer, Ángela.

Las autoridades colombianas, que entregaron copia del material a las familias de los secuestrados, creen que las FARC pretendían hacer llegar estas pruebas de vida, antes del domingo, al presidente venezolano, Hugo Chávez, cuya labor de mediación fue cancelada hace diez días por su homólogo colombiano Álvaro Uribe. De esta forma, la guerrilla pretendía reforzar la posición de Chávez no sólo ante su propio país, que celebra mañana el referéndum sobre la reforma constitucional, sino ante la opinión pública colombiana.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

De hecho, la madre y la hermana de Ingrid Betancourt unían ayer sus voces a quienes pedían el regreso de Chávez a la mediación. Al frente de ellas está la controvertida senadora opositora Piedad Córdoba, que fue quien gestionó la participación del venezolano. Pero el alto comisionado para la paz del Gobierno colombiano, Luis Carlos Restrepo, fue tajante: Uribe no dará marcha atrás, al considerar que la gestión de Chávez no fue todo lo leal que debía, y que otorgó un trampolín político indeseado a las FARC, que engrosan la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea. El propio presidente insistía horas más tarde: "Quiero reiterar nuestra disposición a buscar con el Gobierno de Francia y con la comunidad internacional mecanismos para la liberación de los secuestrados que no impliquen protagonismo político del terrorismo".

Uribe señaló, además, que los vídeos mostraban que los rehenes habían sido torturados por las FARC. "Especialmente en el caso de la doctora Ingrid Betancourt y del senador Luis Eladio Pérez, el vídeo advierte torturas", dijo el presidente.

Ingrid Betancourt, en una fotografía difundida ayer por el Gobierno colombiano.
Ingrid Betancourt, en una fotografía difundida ayer por el Gobierno colombiano.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de noviembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50