El incidente de la Cumbre Iberoamericana

Castro evita mencionar al monarca

Fidel Castro fue extremadamente cuidadoso al referirse ayer a la polémica que marcó la XVII Cumbre Iberoamericana. Como era de esperar, el convaleciente líder comunista, de 81 años, tomó partido por su amigo Hugo Chávez, pero en ningún momento mencionó al rey Juan Carlos, a quien siempre ha ensalzado. "La crítica de Chávez a Europa fue demoledora. La Europa que precisamente pretendió dar lecciones de rectoría en esa Cumbre Iberoamericana", expresó Castro en un artículo, pero de ahí no pasó. Su reacción fue medidísima. Castro no quiso echar leña al fuego. España quedó difuminada en Europa, y no sólo eso; ayer el diario Juventud Rebelde, al reseñar el rifirrafe, recogía las declaraciones conciliadoras del vicepresidente cubano Carlos Lage: "No debiéramos interpretar el derecho de Venezuela a defenderse como un ataque al Rey, o al actual Gobierno de España, o al pueblo español".

Más información
Chávez reta al Rey a revelar si conocía el golpe de Estado de Caracas en 2002
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS