Cumbre Iberoamericana en Chile

La CEOE califica de disparate las acusaciones de Chávez

El presidente venezolano dijo que la patronal española apoyó el golpe de Estado que intentó derrocarlo en 2002

Las acusaciones de Hugo Chávez a la patronal española son "disparates fuera de toda realidad" para el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz. "Un despropósito". El líder de los grandes empresarios españoles conoció en la noche del viernes, al regresar a Madrid de Santiago de Chile, el revuelo causado por las palabras con la que el presidente venezolano implicó a la CEOE en el golpe de Estado contra él en 2002. "Los empresarios españoles nunca hemos sido golpistas, siempre hemos apoyado la democracia", dice Díaz.

Más información
El Rey manda callar a Chávez

El presidente de la CEOE atribuye las acusaciones de Chávez a que éste se sintió "señalado" por el llamamiento de los empresarios iberoamericanos a los gobernantes de algunos países a que establezcan reglas de juego claras y garanticen la seguridad jurídica que necesitan las inversiones. Venezuela "no tiene nada de eso", señala Díaz, si bien a renglón seguido añade que la Declaración de Santiago es "generalista" y no se refiere a "ningún país en concreto". La Declaración aprobada por los presidentes de organizaciones empresariales de Iberoamérica expresaba "su profunda preocupación por el aumento de la inseguridad política y jurídica, así como los ataques a la iniciativa privada en algunos países".

Evidentemente, se aludía sin citarlas a las dificultades que perciben los empresarios en sus relaciones con Venezuela, Bolivia y Ecuador, además de en Argentina, con cuyo gobierno ha topado más de una vez el propio Díaz, copropietario de Aerolíneas Argentinas.

Pese a que fueron las arremetidas de Chávez y Néstor Kirchner contra los empresarios las que levantaron la polvareda en la Cumbre Iberoamericana, fueron casi peores, según Díaz, las del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, pronunciadas el jueves. Correa se refirió a los patronos como "carroñeros" y les acusó de estar robando a los ciudadanos, según el relato del presidente de la CEOE.

En cuanto a las declaraciones de Chávez referidas a José María Aznar, el secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, alabó la reacción del Rey ante las acusaciones y consideró el incidente una consecuencia "de la imprevisión, de la negligencia, de la falta de capacidad de actuación" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "Esto es consecuencia de más de tres años de una política exterior profundamente equivocada y de una estrategia de alianza con todos los dictadores del mundo", dijo Elorriaga.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Daniel Ortega, Evo Morales y Hugo Chávez, en la clausura de la Cumbre de los Pueblos.
Daniel Ortega, Evo Morales y Hugo Chávez, en la clausura de la Cumbre de los Pueblos.EFE
Desde la izquierda, Daniel Ortega, Hugo Chávez y el vicepresidente cubano, Carlos Lage, ayer en Chile.
Desde la izquierda, Daniel Ortega, Hugo Chávez y el vicepresidente cubano, Carlos Lage, ayer en Chile.efe

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS