La exigencia del euskera agrava la falta de médicos en el País Vasco

En la oposición puntúa casi tanto el idioma como todos los méritos científicos

Aitor Saénz de Ugarte, de 42 años, pediatra desde 2000 en el centro de salud de Beasain (Guipúzcoa), está pensando en marcharse a trabajar a otra comunidad. Aunque en las oposiciones de diciembre de 2006 logró el tercer puesto en el examen, está convencido de que al final quedará relegado en la lista por no saber euskera. Incluso puede que se quede sin una de las 15 plazas que están en juego en Guipúzcoa. "Si no conoces el idioma, el futuro laboral es muy incierto", dice.

La falta de médicos especialistas se ha convertido en un problema acuciante para todos los sistemas de salud. Pero en el caso del País Vasco, esa carencia se complica todavía más por la exigencia administrativa que tienen los facultativos de saber euskera. Conocer la lengua cooficial puntúa en las oposiciones que convoca la Sanidad vasca casi lo mismo que todos los méritos científicos acumulados en años de profesión, cerca del 10% del total de puntos en juego. Pediatría es una de las siete especialidades básicas en que la propia Sanidad vasca reconoce que sufre un déficit de especialistas, problema que las exigencias lingüisticas han agravado. Sólo en Álava, la provincia menos euskaldún, una de cada cuatro plazas de esta especialidad ha tenido que ser cubierta por un médico de familia.

Para Encar de la Iglesia, asturiana de 41 años y pediatra del centro de salud de Beraun, en Rentería (Guipúzcoa), la euskaldunización debería ser un maratón, no una carrera de 100 metros. Desde hace siete años trabaja en ese centro con una plaza en propiedad y afirma que "es muchísimo más rentable sacar el perfil de euskera que realizar una tesis doctoral". "La Administración debe ser consciente de a quién se lo está exigiendo. Tener la plaza en propiedad me permite cierta tranquilidad, pero no puedo optar a traslados al no disponer del perfil", se lamenta.

El presidente de la Asociación Española de Cuidados Intensivos Pediátricos, Juan Casado Flores, muestra su "sorpresa y pesar" por esta circunstancia, que se repite en las demás comunidades bilingües. Casado, una autoridad en pediatría, se topó con esta valoración del euskera hace unos tres meses, cuando se le requirió para formar parte de un tribunal que debía seleccionar cuatro especialistas para los hospitales de Cruces (en la localidad vizcaína de Barkaldo) y Donostia. "Un médico que sepa euskera, siendo deseable tener este conocimiento, pero sin ningún otro mérito, tiene muchas más posibilidades de ser elegido para ocupar una plaza de especialista que el médico con mayor experiencia y reconocimiento en su área", se lamenta Casado, también jefe de servicio del Hospital Niño Jesús de Madrid.

También en una línea crítica con la valoración que se otorga al euskera en las oposiciones, la Sociedad de Medicina Familiar y Comunitaria de Euskadi está a la espera del recurso que interpuso tras la oposición de diciembre pasado porque la titulación específica suponía 13 puntos frente a los 16 del idioma.

Las oposiciones en la sanidad vasca

- El baremo máximo suma 176 puntos. El propio examen otorga hasta 100. Es necesario obtener 50 o más para aprobar.

- Antigüedad profesional: un máximo de 40 puntos.

- Toda la experiencia y méritos en formación, docencia e investigación cuentan hasta 20 puntos. Todas las publicaciones y ponencias en congresos dan hasta cuatro puntos; dominar el inglés, 1,5; ser catedrático de Medicina, 1,20, y la formación continuada (asistir a cursos y entrenamiento específico), seis.

- Euskera. Existen dos perfiles lingüísticos: el 1, que otorga ocho puntos y el 2, que supone 16. Este último equivale al cuarto curso de la Escuela Oficial de Idiomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50