Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fidel Castro habla en directo por primera vez desde su operación

El dirigente cubano participa en el programa 'Aló, presidente' del venezolano Hugo Chávez

Gracias a Hugo Chávez, los cubanos escucharon ayer por primera vez en directo a Fidel Castro después de un año y casi tres meses de convalecencia. "El mundo está lleno de Vietnams frente a un poder tiránico que se ejerce sobre el planeta", dijo el líder cubano, en tono solemne y con la voz clara al intervenir por teléfono en el programa televisivo Aló, presidente, realizado en vivo por el mandatario venezolano desde la ciudad cubana de Santa Clara en homenaje al Che.

Dicharachero y bromista, Castro habló durante más de una hora con Chávez desde el lugar donde se recupera en La Habana. Como siempre, compaginó temas serios y revolucionarios con las anécdotas y detalles más insólitos. Entre evocaciones a Ernesto Che Guevara y a su ejemplo y pronósticos terribles sobre lo que espera a la humanidad, incluyendo el riesgo de una guerra nuclear, en un momento Castro vino a decirle a su amigo que no pensaba morirse todavía.

"Tú decías que no sabías si me ibas a ver otra vez, y ahora dices viva Fidel...", dijo al empezar la charla. El presidente venezolano había comentado antes, al recordar la visita que hicieron ambos en julio de 2006 a la casa del Che en la localidad argentina de Alta Gracia, que quizás no pudieran volver a caminar juntos "físicamente". El desliz no pasó inadvertido a Castro.

Poco antes, frente al mausoleo del Che en la plaza de la Revolución de Santa Clara, la ciudad que Guevara tomó militarmente en las navidades de 1958, se había emitido un documental de 17 minutos sobre el encuentro que sostuvieron el sábado los dos mandatarios en La Habana. La reunión, dijo Chávez, duró más de cuatro horas.

A Castro se le vio aún frágil, quizá mejor que en otras filmaciones difundidas en los últimos 14 meses y medio, aunque todavía lejos de volver a ser el de antes. "Fidel está ya recuperado", dijo después Chávez, y recordó que era su primera intervención en vivo desde su último discurso, el 26 de julio de 2006. Un día después fue operado de urgencia debido a una grave crisis intestinal.

Desde entonces, Castro, de 81 años, no ha vuelto a aparecer en público; sólo en fotos y vídeos, el último difundido el 21 de septiembre, era una entrevista realizada por la televisión oficial cubana, cuando numerosos rumores hablaban de la gravedad de su estado e incluso de que había muerto. "Aquí estoy, que si estaba moribundo, que si se murió, que si se muere pasado mañana. Bueno, nadie sabe qué día se va a morir", comentó el líder cubano sobre las especulaciones. Ese mismo día Chávez dijo en la ciudad brasileña de Manaos que a Fidel le habían cambiado "casi toda la sangre". "Está vivo porque es Fidel".

Éste es el séptimo viaje del mandatario venezolano a Cuba desde que Castro cayó enfermo. Casi todas esas visitas han sido aprovechadas para dar a la población informaciones sobre la salud del mandatario cubano, con vídeos o fotos en los que aparecen juntos. Pero esta visita fue especial, pues el presidente de Venezuela quiso convertirla en su particular homenaje al Che Guevara al cumplirse el 40º aniversario de su muerte en Bolivia. En el Aló, presidente estuvieron presentes Aleida March, la viuda del Che, y sus cuatro hijos, además del vicepresidente, Carlos Lage, y los principales dirigentes cubanos, a excepción de Raúl Castro. Tanto Fidel Castro como Hugo Chávez dijeron que la famosa teoría "foquista" del Che tenía plena vigencia hoy, debido a la agresividad manifiesta de la Administración de George Bush.

Chávez adelantó ayer que durante su viaje a Cuba "preinaugurará" la refinería de petróleo de Cienfuegos, construida en la década de los ochenta con tecnología de la antigua Unión Soviética, y que ahora es reacondicionada con fondos venezolanos como parte del proyecto de integración regional bolivariano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de octubre de 2007