Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inmigrantes crearon más de 4.200 empresas en Cataluña el año pasado

Seguramente porque que la necesidad hace maestros, o en este caso empresarios, los inmigrantes tienen el doble de vocación emprendedora que los catalanes. Lyann Lau, de Hong Kong, sabe algo de eso. Llegó a Barcelona en 1992, en plena euforia olímpica, y dos años después, ya tenía su propia tienda en el barrio del Raval. "Los inmigrantes tienen que venir con ganas, si no, después se quedan en la calle y pierden la cabeza", explica Lyann.

Cataluña fue en 2006 la tercera comunidad más emprendedora, superada por Madrid y Aragón

De las 75.000 empresas creadas en Cataluña el año pasado, el 5,7% son de inmigrantes

El porcentaje de extranjeros emprendedores roza el 15%, el doble que el de los catalanes

El suyo fue probablemente uno de los primeros negocios del Raval regentados por inmigrantes. Ahora se han multiplicado: locutorios, bares, carnicerías, colmados... El 5,7% de las 75.000 de nuevas empresas creadas el año pasado en Cataluña pertenecen a inmigrantes; es decir, unas 4.250, según cifras facilitadas ayer por la Generalitat.

"Los inmigrantes tienen un proyecto de vida más emprendedor, tienen más espíritu de lucha", explicó ayer la consejera de Trabajo, Mar Serna. La impresión de la consejera tiene su base en cifras, ya que, del total de la comunidad inmigrante, casi el 15% ha creado una empresa, mientras que entre la población local este porcentaje cae casi a la mitad (8,6%).

Estos datos proceden del índice de la actividad emprendedora (TEA, en sus siglas en inglés) de 2006, elaborado por la Generalitat, la Diputación de Barcelona y la Universidad Autónoma de Barcelona. Pero hay otros indicadores: el Gremio de la Restauración de Barcelona calcula que los inmigrantes ya copan un tercio de los traspasos de bares y restaurantes de la ciudad.

La actividad comercial de los inmigrantes ha despertado recelos en el sector del comercio, que en ocasiones ha acusado al colectivo de extranjeros de no respetar los límites de los horarios comerciales que impone la legislación. Lyann Lau, por su parte, defiende su integración en la vida y la sociedad catalanas. "Vine con mi marido y mi hijo de dos años, y enseguida me quise adaptar. Hoy por hoy, mi hijo estudia primero de Derecho y ha terminado el bachillerato con matrícula de honor. Mis otros dos hijos ya nacieron en Barcelona. Quiero estar aquí y aprender cada día más para mejorar tanto mi catalán como mi castellano", remacha.

El índice presentado ayer por la Generalitat consolida a Cataluña como una de las comunidades con mayor vocación empresarial. Ocupa la tercera plaza, con el 8,6% de la población que ha lanzado o creado una empresa en los últimos 42 meses, sólo superada por Madrid (9,3%) y Aragón (9%). Aunque más de la mitad de los emprendedores continúan siendo hombres, el porcentaje de emprendedoras ha crecido desde 2003, y ha pasado del 4% al 6,7%. De las empresas creadas en 2006, unas 2.000 han tenido ayuda de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de octubre de 2007