Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecuador negociará hoy nuevos contratos con las petroleras

La polémica reforma de las condiciones de las petroleras extranjeras en Ecuador sigue su curso. El Gobierno de Rafael Correa presentará hoy a las empresas foráneas -entre las que se encuentran la española Repsol YPF, la brasileña Petrobras, la china Andes Petroleum y la francesa Perenco- un nuevo contrato que oficializa las medidas anunciadas la semana pasada, que otorga al país latinoamericano una mayor tajada de los ingresos extraordinarios por el crudo que las compañías extraen del país. El Ejecutivo de Correa pretende acabar con los actuales contratos de participación -las empresas asumen íntegramente los riesgos de la operación a cambio de un precio fijo más una parte variable-, y pasar a un nuevo modelo de contrato de prestación de servicios. Ese cambio podría afectar a empresas como Repsol YPF, informa Reuters.

El decreto anunciado la pasada semana ha provocado malestar entra las compañías petroleras, puesto que modifica un acuerdo que apenas ha tenido un año y medio de vigencia. Hasta ahora, las petroleras se quedaban con el 50% de los ingresos extraordinarios que perciben por la subida del precio del petróleo; con la nueva norma sólo percibirán el 1%, y el 99% restante engrosará las arcas del Estado ecuatoriano.

Los ingresos extraordinarios se definen como la diferencia entre el precio de mercado (64 dólares por barril para el crudo ecuatoriano) y el precio pactado entre las petroleras y Ecuador, de 24 dólares por barril para este año. La mitad de ese sobreprecio era hasta ahora para las compañías, que con el nuevo decreto conservan sólo un 1%.

Temores de más intervención

La revisión contractual que presentará hoy el ministro de Petróleo ecuatoriano, Galo Chiriboga, sigue alimentando los temores de que Correa apueste por una mayor intervención en el sector de los hidrocarburos y en otras áreas de la economía, al estilo del venezolano Hugo Chávez. Según las primeras estimaciones, los cambios decretados supondrán unos ingresos adicionales de entre 700 y 800 millones de dólares para Ecuador, que produce en torno a medio millón de barriles de crudo al día.

El Gobierno del país suramericano asegura que, incluso después de restar los ingresos extraordinarios, los contratos siguen siendo rentables para las petroleras. Hasta ahora, sólo Repsol YPF ha reaccionado a los anuncios del presidente ecuatoriano, en un tono conciliador. La petrolera hispano-argentina restó trascendencia a las nuevas condiciones y aseguró que tendrán una incidencia mínima en los beneficios del grupo, puesto que Ecuador supone menos del 1% de sus resultados operativos.

Repsol posee en Ecuador derechos mineros sobre tres bloques de desarrollo de hidrocarburos, y extrae en torno a 15.000 barriles diarios. La compañía había iniciado ya la renegociación de los contratos con el Gobierno ecuatoriano, al igual que Andes Petroleum.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de octubre de 2007