Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves promete dar hasta 6.000 euros por alumno para reducir el abandono escolar

El programa electoral del PSOE andaluz incluirá ayudas para estudiantes de bachillerato

Los alumnos andaluces que acaben sus estudios obligatorios tendrán a partir del curso 2008-2009 un estímulo económico para cursar el bachillerato. La Junta de Andalucía les ofrecerá becas de hasta 600 euros al mes, en función del nivel de renta, según anunció ayer Manuel Chaves, presidente de la Junta, quien dijo que ésta será una de las medidas de apoyo a la familia incluidas en el programa electoral para las autonómicas del próximo marzo. El PP respondió que no opina sobre la propuesta por considerar "una vergüenza" la "tómbola en la que ha convertido Chaves sus últimos meses como presidente".

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, sorprendió ayer con su segunda promesa social de calado en las últimas semanas después de las ayudas para facilitar el acceso a una vivienda. El también secretario general del PSOE andaluz anunció que incluirá en su programa electoral para los comicios autonómicos de marzo de 2008 una beca escolar, de hasta 6.000 euros anuales por alumno, con el "objetivo fundamental" de reducir a la mitad el abandono del sistema educativo, cifrado en un 37% de los estudiantes andaluces, que en cuanto concluyen la Enseñanza Educativa Obligatoria (ESO) no continúan su formación.

Las ayudas podrían ascender a 600 euros mensuales por estudiante durante los diez meses del curso escolar y se modularían en función de la renta familiar. "Es necesario reducir hasta el 15% el abandono escolar, que ahora es de más del doble", afirmó Manuel Chaves, quien achacó este porcentaje de fracasos entre alumnos de 16 a 24 años a las "mayores oportunidades" de encontrar empleo que les ofrece el mercado laboral en Andalucía. "Hay mucha oferta de empleo y ahí podemos encontrar una de las razones del abandono prematuro de los estudios por parte de un sector de población juvenil", dijo en el acto de inauguración de unas jornadas sobre educación organizadas por el PSOE.

En Andalucía hay matriculados más de 1,6 millones de estudiantes no universitarios. De ellos, casi 400.000 cursan la ESO. Y alrededor del 37% de estos alumnos abandonan su formación cuando concluyen la enseñanza obligatoria, aunque no todos por falta de medios o por la atracción del mercado laboral. Hay que contar con el porcentaje que no continúa, simplemente, porque no ha logrado aprobar. En bachillerato hay más de 115.000 alumnos matriculados, pero también existe otra opción para continuar los estudios: la Formación Profesional de Grado Medio, que cursan unos 50.000 andaluces.

"La finalidad es incentivar a estos jóvenes la continuidad en el sistema educativo. Esta medida va a estar dirigida a determinadas capas de la población que necesitan una atención especial precisamente para que la igualdad de oportunidades sea una realidad no sólo en el acceso al sistema sino en todo el tránsito del tiempo por la educación", explicó Chaves. "Será una de las primeras medidas que aplicaremos en la próxima legislatura, desde 2008", agregó.

Ya existen becas del Ministerio de Educación destinadas a compensar económicamente a las familias con bajos ingresos para que sus hijos sigan estudiando. La cuantía es mucho menor (1.347 euros en bachillerato) y se dirige también a los alumnos de Formación Profesional y a los universitarios.

El PSOE andaluz recalcó que no hay ninguna beca que alcance la cuantía que ellos manejan ni que se asemeje a su tramitación, que será mensual. "El objetivo es retener prácticamente en cada instante al alumno. Por eso no es una beca anual, sino mensual, con el objetivo de que el estudiante no abandone las aulas porque prefiera trabajar para tener su dinero", afirmaron ayer fuentes socialistas, que explicaron que esta medida "ni copia ni colisiona" con otras becas que oferte el Ministerio de Educación porque Andalucía tiene las competencias educativas transferidas y los estudiantes pueden acogerse únicamente a las ayudas que ofrezca la administración autonómica.

La reducción del fracaso escolar es uno de los objetivos compartidos también por la Ley Andaluza de Educación remitida al Parlamento Andaluz, para lo que cuenta con una memoria económica de 1.175 millones de euros. El plan económico Estrategia de Competitividad 2007-2013, aprobado la pasada semana, establece como "prioridad" lograr reducir el abandono escolar. "Es una medida que persigue acabar con la discriminación social y laboral, y también fomentar la eficiencia económica porque de la mayor cualificación de los recursos humanos depende nuestro crecimiento económico y la competitividad de nuestra economía", añadió el presidente andaluz.

Chaves aprovechó el acto para anunciar que su Gobierno se plantea incluir medidas en los Presupuestos de 2008 para "complementar" la iniciativa del Ejecutivo nacional de crear 40.000 nuevas plazas públicas de guarderías para niños de cero a tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de septiembre de 2007