Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Inquietud en los mercados

La Reserva Federal considera que los efectos de la crisis crediticia en la economía de EE UU serán limitados

Wall Street sufrió ayer nuevos problemas de indigestión, en una jornada complicada a la que puso la guinda la Reserva Federal (Fed) con la publicación de su Libro Beige. El Banco Central reconoce en su análisis de la situación económica actual que las condiciones para acceder al crédito se han endurecido en varias regiones del país, lo que tiene sus efectos en el sector inmobiliario. No obstante, deja claro que el crecimiento económico avanza con moderación y, por tanto, no ve motivos para una rebaja de tipos de interés en su próxima reunión.

Hoy se reúne el Banco Central Europeo para estudiar una subida de tipos. La Fed precisa que las últimas turbulencias financieras están haciendo más difícil acceder a las hipotecas; sin embargo, apunta que la calidad del crédito disponible es buena para la mayoría de los consumidores. Y añade que fuera del sector inmobiliario, el impacto de la crisis está siendo "limitado".

El consumo parece por lo general saludable, aunque los sectores de la automoción y artículos para el hogar sufren una desaceleración. La actividad industrial también se expande. Y la inflación tiende a moderarse.

El jefe de la autoridad monetaria, Ben Bernake, se reunió ayer con los ejecutivos de las principales compañías inmobiliarias, las mismas que durante los últimos cuatro años sacaron tajada a los bajos tipos de interés y al entusiasmo de los estadounidenses por hacerse con un techo propio. Horas antes del encuentro, del que no trascendió públicamente ningún detalle, el sector anticipaba que las ventas de viviendas seguirán cayendo debido al endurecimiento de las condiciones de crédito.

La Asociación de Agentes Inmobiliarios (NAR, en sus siglas en inglés) dispone de un índice basado en los contratos firmados para la venta de viviendas, que en agosto cayó un 12,2%. Lawrence Yun, de la NAR, cree en todo caso que se trata de un problema "temporal" vinculado a hipotecas basura y, aunque percibe algo de preocupación entre los consumidores, asegura que hay una "cierta estabilización en el mercado desde mediados del pasado mes de agosto".

Entretanto, las autoridades reguladoras comparecían ante el comité de servicios financieros en el Congreso para analizar el alcance de la crisis hipotecaria y considerar medidas para evitar que en el futuro se produzcan nuevos abusos. Robert Steel, responsable de finanzas domésticas en el Departamento del Tesoro, dijo que la "corrección" en el mercado de crédito está aún lejos de terminar.

El congresista demócrata Barney Frank, presidente del comité, considera que la crisis es un claro ejemplo de cómo se utiliza la "innovación financiera" para esquivar las reglas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de septiembre de 2007