Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Juguetes fuera de control

China contraataca vetando a la emblemática marca Campbell

La mejor defensa es un buen ataque, y eso es justo lo que han pensado las autoridades chinas. El país ha contraatacado tras la retirada del mercado de 18 millones de juguetes peligrosos de la marca estadounidense Mattel fabricados en el país asiático. La Administración Estatal de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena ha impedido la entrada de 3,5 toneladas de galletas fabricadas en Indonesia por Arnott, empresa subsidiaria del gigante estadounidense Campbell, productor de las emblemáticas sopas, salsas y bollería.

Respuesta contundente y donde más duele, pues Campbell no es una compañía cualquiera. Su firma, aparte de ser sinónimo de poderío comercial, está cargada de buenas dosis de simbolismo. Y es que sus famosas latas de sopa son todo un icono de la sociedad consumista estadounidense. De su mano, el artista pop por excelencia, Andy Warhol, dio el salto al firmamento artístico a principios de la década de los años sesenta.

El aluminio es el último capítulo de la escalada de hostilidad entre dos de las grandes economías del planeta. Según las autoridades sanitarias de Pekín, las galletas Arnott, destinadas al consumo infantil, contenían hasta tres veces más del nivel de aluminio permitido.

Guerra comercial

Pero la guerra contra los productos made in China está abierta desde hace meses. La última batalla se ha librado esta misma semana. Mattel ordenó el pasado martes la retirada de millones de juguetes elaborados en China, por contener plomo en su pintura algunos y por tener imanes peligrosos otros. Sólo dos semanas antes, Mattel hizo lo propio con alrededor de un millón de artículos de su filial Fisher Price por idénticas razones.

Antes, artículos como pastas de dientes o cosméticos habían puesto en tela de juicio la seguridad de los productos fabricados en China. No sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. En España, el hallazgo de decenas de miles de tubos de pasta dentífrica importados de forma ilegal desde China -muchos de ellos tóxicos- hizo saltar las alarmas el pasado mes de julio.

Por otra parte, la Guardia Civil intervino el martes 750 envases de pasta de dientes falsificada en varios establecimientos de La Pobla de Vallbona, en Valencia. Según el etiquetado, los artículos incautados han sido elaborados en distintos países de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de agosto de 2007