Bush y Sarkozy abren una nueva era en las relaciones entre Francia y EE UU

El presidente francés defiende la alianza histórica de ambos países desde hace 250 años

La residencia familiar de los Bush en Maine se está convirtiendo este verano en el lugar donde el presidente de EE UU muestra sus mejores dotes diplomáticas para construir relaciones de amistad con sus homólogos más especiales y limar asperezas pasadas. En julio fue el presidente ruso, Vladímir Putin, quien pasó por Kennebunkport por primera vez. Y ayer lo hizo el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que pasa sus vacaciones muy cerca de allí, en un lago en el vecino Estado de New Hampshire. La cita tenía carácter privado y se limitó a un almuerzo informal.

Es el primer encuentro en suelo estadounidense que mantienen George W. Bush y Nicolas Sarkozy, que ya coincidieron en junio en la cumbre del G-8 en Alemania. La invitación surgió a iniciativa de la primera dama estadounidense, Laura Bush, al saber que el nuevo presidente francés se encontraría cerca. La esposa del presidente francés, Cécilia Sarkozy, declinó asistir al pic-nic de hamburguesas y perritos calientes tras alegar una repentina indisposición.

La Casa Blanca, sin embargo, ve más allá en esta cita y habla de una "nueva era" en las relaciones bilaterales entre los dos países, tras el duro choque que se vivió hace cuatro años por la decisión de Washington de invadir Irak. Bush tenía un especial interés por que Sarkozy llegara al Elíseo para poder profundizar en una relación que desde ambos lados del Atlántico se considera profunda e histórica.

"Hace 250 años que somos amigos y aliados", aseguró Sarkozy a su llegada a la residencia de los Bush. "Cuando se ven las cruces de los jóvenes americanos que murieron por nosotros en los cementerios de Francia, eso es lo más importante".

"Tenemos buenas relaciones con Francia, aunque también existen algunos desacuerdos, como en Irak", reconoció a su vez Bush ante los fotógrafos, "pero eso no impide que sigamos trabajando juntos".

El presidente francés puso de su parte y al asumir sus funciones en mayo dijo que EE UU se encontrará entre sus prioridades en el ámbito de la política internacional. Los analistas destacan que los dos mandatarios son políticos de acción, y eso les puede hacer entenderse bien.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La cumbre de Maine no tenía una agenda predeterminada. Era más bien un acto social. Sin embargo, los dos mandatarios pudieron haber abordado durante el encuentro algunas cuestiones en el ámbito internacional, en las que Bush necesita ahora más que nunca el apoyo de Europa: el futuro de Irak, Sudán, la amenaza nuclear iraní, la independencia de Kosovo o la crisis de Oriente Próximo.

Sarkozy ya tuvo un primer encuentro con Bush el año pasado en la Casa Blanca, cuando aún era ministro de Interior. La visita fue muy criticada en París, como el hecho de que el presidente francés haya decidido pasar sus primeras vacaciones en EE UU. Un viaje imprevisto a París para asistir a un funeral no impidió el almuerzo. El lago Winnipesaukee se encuentra en la localidad de Wolferboro, a 80 kilómetros de Kennebunkport. Es un lugar conocido por las celebridades que allí pasan sus vacaciones.

El presidente estadounidense George W. Bush posa con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, ayer en Kennebunkport.
El presidente estadounidense George W. Bush posa con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, ayer en Kennebunkport.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50